Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El paso del tiempo a través de la cámara

El fotógrafo Lluís Rovira entregó al Ayuntamiento de Cambrils todas las fotografías del municipio que ha registrado con el paso del tiempo

Jordi Abellà

Whatsapp
Lluís Rovira, en su espacio de trabajo, enseña uno de sus álbumes de fotos. FOTO: Alba Mariné

Lluís Rovira, en su espacio de trabajo, enseña uno de sus álbumes de fotos. FOTO: Alba Mariné

Durante el pasado mes de abril más de 220.000 negativos, que muestran la evolución de Cambrils a lo largo de la segunda mitad del siglo XX y los inicios del XXI, fueron entregados al Ayuntamiento de la localidad por parte del fotógrafo Lluís Rovira.

La parte de mayor magnitud del fondo documental patrimonial, formado por la documentación generada por la empresa Foto Oleastrum, son los documentos generados por los estudios fotográficos que la empresa tenía, principalmente, en la calle de Sant Pere y en la avenida Vidal i Barraquer entre los años 1970 y 2017.

En estas miles de fotografías se puede apreciar el cambio que ha percibido el municipio del Baix Camp con el paso de los años, resaltando la evolución demográfica y junto a ello, la construcción de nuevas infraestructuras.

Una de las fotografías que Lluís Rovira ha cedido al ayuntamiento.FOTOS: ACAM. Fons Oleastrum. num. reg. 12309-09-01-155 y 12309-09-01-113

El autor, Lluís Rovira, quiso destacar el gran aumento de la población, ya que Cambrils tenía 6.000 habitantes cuando él empezó a capturar los lugares e instantes más emblemáticos para el municipio.

Se pueden apreciar las diferentes celebraciones que se han llevado a cabo en Cambrils año tras año, como las fiestas del pueblo o los carnavales. Es siempre interesante poder comparar la evolución de estas, apreciar cómo se celebraban, para así apreciar aún más las tradiciones más comunes y tradicionales.
Lluís era el propietario de la tienda de fotografía Oleastrum, la cual se vio obligado a cerrar con el motivo de la llegada de la digitalización del producto. También fue el fotógrafo de Cambrils, y uno de los más importantes de toda la provincia. 

Como fotógrafo, solía acudir a diferentes bautizos, comuniones y bodas, en lo cual destacó la enorme diferencia que hay entre los fotógrafos de hoy en día con los de su época. Cargaban con enormes cámaras, con las que registraba las ceremonias y celebraciones con cintas de determinada duración.

Muchas de estas cintas, variando todas ellas con el paso del tiempo, aún las conserva como recuerdo, y junto a ellas, antiguos reproductores de estas.

La parte de mayor magnitud del fondo documental patrimonial, formado por la documentación generada por la empresa Foto Oleastrum. FOTOs: ACAM.Fons Oleastrum. num. reg. 12309-09-01-155 y 12309-09-01-113

Cabe destacar que ha llegado a trabajar para las firmas más importantes de la fotografía, lo que lo ha llevado a viajar por todos los continentes del mundo de la mano de estas importantes empresas, realizando siempre su actividad favorita. 

Son muchos los cambios que se han manifestado en Cambrils con el paso del tiempo. Los más importantes de estos pueden observarse en las diferentes fotografías que ha entregado el fotógrafo al ayuntamiento, y algunas de ellas que conserva en los diferentes álbumes que posee en su domicilio.

Lluís expresó la necesidad de conservar en papel esas fotos más importantes para cada individuo: «La fotografía digital acaba despareciendo, todo lo digital desaparece, y luego no queda ningún rastro. Es por eso necesario que todos aquellos que quieren conservar un recuerdo, pasen a papel sus fotografías favoritas por ejemplo de un viaje, para poder evitar la desaparición de esa fotografía con el paso del tiempo».

No habría sido posible entregar algunas de las fotografías más antiguas que Lluís ha prestado al Ayuntamiento si por aquel entonces hubiese existido la digitalización que hay hoy en día, ya que buena parte del material hubiese desaparecido.

«Una de las cosas más bonitas que podemos encontrar en la vida y que solo tenemos acceso a ello gracias a la fotografía es la vista hacia atrás, poder ver el pasado de nuestro municipio, y quienes eran los que residían por aquel entonces en él. A muchos les hace ilusión poder ver en una imagen sus familiares, las diferentes generaciones que han llevado su apellido».

Es necesario concienciar a las generaciones futuras de la importancia de preservar aquellos momentos fotográficos más relevantes, por eso se quiere animar a los más jóvenes a cuidar y guardar sus imágenes más especiales.

Temas

Comentarios

Lea También