Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El sector turístico afronta un 2018 lleno de incertidumbres

Tras cerrar la mejor temporada de la historia, la Costa Daurada arranca la nueva campaña preocupada por el riesgo de la inestabilidad política, sobre todo de cara al mercado español

Iván Alcalá

Whatsapp
Imagen de archivo tomada este verano en la playa de Ponent de Salou, el municipio con más visitantes y pernoctaciones de la provincia. FOTO: Alba Mariné

Imagen de archivo tomada este verano en la playa de Ponent de Salou, el municipio con más visitantes y pernoctaciones de la provincia. FOTO: Alba Mariné

Casi seis millones de turistas (5.959.530) visitaron el año pasado la provincia de Tarragona. La Costa Daurada y las Terres de l’Ebre cerraron el año 2017 con 22,2 millones de pernoctaciones, un nuevo récord anual. Así lo anunciaron ayer los representantes del sector en el marco de la feria de turismo internacional Fitur, en Madrid, la gran primera cita para promocionar el destino de cara a una nueva campaña que llega cargada de incertidumbre.

«Veníamos de un 2016 muy bueno y el 2017 también ha sido satisfactorio, sobre todo porque ha sido muy complicado por los imprevistos que hemos sufrido», expone el presidente de la Federació Empresarial d’Hostaleria i Turisme de Tarragona (FEHT), Eduard Farriol. Estos imprevistos, que incluyen los atentados terroristas, la subida de la tasa turística a los apartamentos o la inestabilidad política, serán de nuevo un reto de cara a mantener estas cifras en 2018.

Farriol apunta que el turismo de Tarragona se enfrenta esta temporada a «factores de entorno muy significativos», entre los cuales destaca la inestabilidad política en Catalunya, una de las mayores preocupaciones que sobrevuelan estos días en el ambiente de Fitur. Otros riesgos potenciales son la irrupción de ofertas «extremadamente competitivas» de destinos como Turquía, Túnez o Egipto, o el Brexit, por su posible efecto negativo en el tráfico aéreo y la probable devaluación de la libra en un mercado estratégico como el británico.

Mientras, el director general de Turisme de la Generalitat, Octavi Bono, lanzó un mensaje de optimismo al asegurar que «Catalunya seguirá ofreciendo propuestas interesantes para todos los mercados, también el español, y ellos no renunciarán a venir en la medida en que nosotros sepamos darles lo que esperan encontrar».

Para Bono, el consumidor busca «un lugar donde pasarlo bien y disfrutar con la familia y los amigos» y el escenario político no tiene por qué afectar.

Según el informe anual de 2017 elaborado por el Observatori del Parc Científic i Tecnològic de Turisme i Oci de Catalunya, el año pasado se registraron 22.225.027 pernoctaciones en los alojamientos turísticos reglados de la provincia (hoteles, campings y apartamentos), lo que supone un crecimiento respecto al 2016 del 5%.  Del total de pernoctaciones, más de la mitad se concentraron en el triángulo que forman Cambrils- Salou- Vila-seca, con 12,1 millones de noches vendidas. La ocupación media a lo largo del año se situó en el 58,4% (+1,6%) y la media de noches de cada estancia fue de 3,8.

En cuanto a los mercados emisores, el español continúa siendo el más importante. En 2017, superó las 10 millones de pernoctaciones, un 1,28% más que el año anterior. Un crecimiento similar supusieron las ventas en el mercado francés, el segundo en importancia, aunque a gran distancia, con 2.452.000 pernoctaciones. Las noches vendidas a turistas británicos bajaron un 4,6% el último año (2.255.000), aunque se mantiene como el tercer mercado más importante para la provincia.

El mayor crecimiento se produjo en el mercado ruso, cuarto en número de pernoctaciones tras aumentar el 27,4% en un año (1.328.000). Le siguen en orden de importancia, el holandés (+10,9%), el alemán (+11,8%) y el irlandés (+20,3%).

Más inversión privada

Sobre las novedades para esta temporada en la Costa Daurada, las inversiones del sector privado se centrarán en la modernización de instalaciones. Es el caso, por ejemplo, de algunas reformas integrales para subir la categoría de hoteles de 3 a 4 estrellas; renovación de bungalows; modernización del mobiliario de apartamentos; o nuevas piscinas, áreas deportivas o infantiles. «Si queremos fidelizar a nuestros turistas, cada año tienen que ver novedades, tanto en servicios como en instalaciones», destaca Farriol.

Otro de los factores que apuntan como primordial es la promoción nacional e internacional del destino. «Para seguir creciendo, hay que seguir apostando por la promoción conjunta con el sector público, pero además hay que innovar también en los formatos de promoción turística», señala el presidente de la federación. 

La gran novedad se producirá en el mes de mayo y está dirigida a incidir sobre el mercado español. Por primera vez, se  ha programado un viaje donde unos 200 agentes de viaje de todo el Estado visitarán la Costa Daurada durante un fin de semana para conocer de primera mano el destino y poder recomendarlo a sus clientes.

Temas

Comentarios

Lea También