Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El último tren entre L’Hospitalet y Salou

Decenas de personas se acercaron durante el día de ayer para inmortalizar el cierre de una vía que se puso en marcha en mayo de 1865. Los sentimientos eran contradictorios

NÚRIA RIU

Whatsapp
Momento en el que un operario desconectó las máquinas de los billetes, tras el paso del último tren por Salou. FOTO:ALFREDO GONZÁLEZESTOS JÓVENES SE FOTOGRAFIARON CON UNA PANCARTA FRENTE AL ÚLTIMO TREN QUE PARÓ EN LA ESTACIÓN DE SALOU.FOTO: ALDREDO GONZÁLEZ

Momento en el que un operario desconectó las máquinas de los billetes, tras el paso del último tren por Salou. FOTO:ALFREDO GONZÁLEZESTOS JÓVENES SE FOTOGRAFIARON CON UNA PANCARTA FRENTE AL ÚLTIMO TREN QUE PARÓ EN LA ESTACIÓN DE SALOU.FOTO: ALDREDO GONZÁLEZ

La línea L’Hospitalet de l’Infant-PortAventura ya es historia. A las 22.25 horas de anoche salía desde Cambrils el último convoy con destino Barcelona, que circulaba por una vía inaugurada el 12 de marzo de 1865 y que supone el cierre definitivo de las estaciones de L’Hospitalet de l’Infant, Mont-roig del Camp, Cambrils y Salou.

Decenas de personas se acercaron en las últimas horas para inmortalizar el momento. Tampoco se lo perdía Joan Carles Salmerón, director del Centre d’Estudis del Transport, que como historiador había recuperado una fotografía del año 1984 en Valladolid, cuando un grupo de vecinos, ante el cierre de una de las vías de esta provincia, inmortalizó el momento con la pancarta «No dejes escapar el último tren». Ayer Salmerón también quería reproducir esta imagen en la estación Salou. Allí un grupo de personas también sujetó una lona con el mensaje «Salou perd el tren». Y es que, a pesar del intenso frío, a las 21.55 horas de la noche una veintena de usuarios y apasionados del ferrocarril se acercaron a la terminal de la calle Carles Roig para ver el último tren que pasaba por el centro de Salou.

Anna e Isaac viven a escasos minutos de la estación. Ayer por la noche, bajaron, como tantos días, con el pequeño Eric, de cuatro años, para ver a pasar el último tren. «Nos da un poquito de pena y estamos enfadados por cómo se han hecho las cosas. Es una contraposición de sentimientos. Por un lado, estoy satisfecha porque quitarán las vías que dividen el municipio, pero, por el otro, creo que antes deberían habernos dado unas alternativas que no tendremos», decía Anna.

Indignación entre los usuarios

La desinformación entre los usuarios de este municipio es importante. David Pujals viene de Barcelona dos veces por semana. Pensaba que podría seguir utilizando la R-16, pero a partir de hoy no habrá más trenes en esta estación de la línea Tortosa-Barcelona. «Es un timo, esto nos perjudica a toda la gente de Salou y Cambrils», lamentaba. Ayer, los vecinos de este municipio perdían algo más. Y es que las expectativas de una nueva estación de alta velocidad, conectada con el Corredor del Mediterrani, se han frustrado. Salou se queda de momento con el apeadero de PortAventura y con una oferta de servicio que obligará a sus vecinos a desplazarse hasta Cambrils o Vila-seca, si no quieren hacer transbordo en Tarragona.

La línea entró en servicio en primavera de 1865, cuando los primeros trenes circularon por el tramo construido por la Sociedad de los Ferrocarriles de Almansa a Valencia y Tarragona, entre Tarragona y L’Aldea. Han sido casi 155 años de historia, en los que las poblaciones que han crecido a su alrededor han ejercido una fuerte presión para intentar sacar las vías, mientras se convertía en uno de los corredores ferroviarios con más viajeros del Estado. La presión se hacía más fuerte a partir del año 1997, cuando se ponía en funcionamiento el servicio Euromed, entre Barcelona y València, que pasaba a gran velocidad por en medio de los núcleos de población. El malestar por la inseguridad incrementaba el rechazo al tren. También las víctimas, que se han registrado a lo largo de este corredor, lo que ha situado a los alcaldes afectados en primer plano, en el momento de pedir la eliminación de las vías. No ha sido fácil. Ya en el año 1999 se había decidido el trazado de la futura línea y ya en aquellos momentos se despertó la polémica sobre la futura estación de Salou.

¿Y ahora qué?

Finalmente, veinte años más tarde, la nueva infraestructura hoy entra en servicio. Se abre un nuevo camino, que es el del desmantelamiento. Adif tiene en marcha la redacción del estudio sobre el efecto barrera de la línea, para abordar el desmantelamiento. Por el momento no hay un calendario ni una estimación del coste que supondrá. La retirada de la catenaria empezará en cuestión de días. El siguiente paso se desconoce, aunque no se prevé que pueda recuperarse el espacio antes de 2022. En el tramo de Cambrils a L’Hospitalet de l’Infant, hay un consenso para eliminar los raíles. Mont-roig del Camp ya tiene su proyecto para la vía verde.

Desde Cambrils a PortAventura, algún día circulará el tranvía. Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya tiene en marcha la licitación de los estudios para impulsar un proyecto sobre el que hay mucho escepticismo.

Temas

Comentarios

Lea También