Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Encuentran a un menor atado a una farola de Salou tras buscarlo por desaparición

El chaval de diez años aseguró que no recordaba nada desde la salida del cole. Pasó por el hospital Joan XXIII para una revisión
Whatsapp
El niño fue encadenado a una farola en un descampado cerca de esta zona del barrio de la Salut.  Foto: Pere Ferré

El niño fue encadenado a una farola en un descampado cerca de esta zona del barrio de la Salut. Foto: Pere Ferré

Dos jóvenes que paseaban sus perros en la noche del martes quedaron perplejas al encontrar en la base de una farola a un niño imberbe de menos de metro y medio encadenado. Rápidamente dieron la voz de alarma ante la situación y la Policía Local de Salou, Mossos d’Esquadra y los padres del pequeño se personaron a este solar, cerca de la calle València y de las vías del tren, en el barrio de la Salut.

Tras desatarlo del palo, los agentes le preguntaron quién le había dejado allí, pero el chaval –aturdido y abrumado a la vez– aseguraba una y otra vez que no recordaba nada. Sólo tenía claro que había salido de clase –cursa quinto de primaria en la Escola Voramar– y desde aquel instante tenía la mente en blanco hasta recuperar la conciencia poco antes de que las dos jóvenes encontraran al menor atado en la farola.

Los Mossos, tras comprobar que en apariencia estaba bien, aconsejaron una revisión médica exhaustiva y pidieron una ambulancia a Emergències Mèdiques. En ella, la madre y el menor fueron llevados hasta Urgències del Hospital Joan XXIII, donde fueron atendidos poco después de las 21 horas.

Fuentes del centro admitieron el ingreso de este joven vecino de Salou y explicaron que recibió el alta un par de horas después. La revisión pretendía conocer si le habían drogado o había sufrido algún tipo de acoso o maltrato. El contenido del examen médico es confidencial y está bajo investigación policial. Aparentemente se encontraba bien.

La angustia de los padres del menor fue desapareciendo tras localizarlo alrededor de las ocho de la tarde este martes. Sin embargo, la familia llevaba desde la salida de clase (17 horas) muy preocupada. Al parecer, el niño no es problemático y siempre iba directo a casa tras la jornada escolar. Nunca se había demorado.

Por esta razón, al retrasarse tanto, los padres alertaron a la Policía Local y estos a Mossos para buscar por toda la ciudad al menor desaparecido. Los compañeros del niño confirmaron a policías y padres de que el menor había salido de clase como siempre y que supuestamente se había ido hacia su casa, muy cerca de donde lo encontrarían horas después.

La búsqueda estaba activada cuando llegó la llamada de las dos jóvenes que lo habían descubierto. Los efectivos policiales se desplazaron hasta el lugar de los hechos para esclarecer lo ocurrido. A pesar del vacío de memoria, los investigadores confían en poder reconstruir lo que pasó y saber quién lo encadenó a la base de una farola.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También