Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Fallece Manolo 'el del chiringuito', pionero del turismo en Segur de Calafell

Muchos recuerdan aquel local sobre la arena de la playa en la época de los primeros visitantes

José M. Baselga

Whatsapp
Manolo el del chiringuito, en una foto de archivo.

Manolo el del chiringuito, en una foto de archivo.

En Segur de Calafell no había que preguntar más que por Manolo el del chiringuito para que todos pudiesen dar una referencia. En Segur, en Calafell, en Cunit y más allá.

Manolo montó uno de los primeros chiringuitos en las playas del Baix Penedès. El chiringuito Manolo se convirtió en un punto de referencia. Por sus paellas, sus tapas y sus cañas encima de la misma arena de la playa cuando entonces en Segur de Calafell había poca cosa.

Pero aquel bar no hubiera sido lo mismo sin Manolo, coinciden en señalar quienes le conocieron

El local estaba junto a Villa Dalia.

Villa Dalia, donde estuvo el primer chiringuito Manolo en Segur de Calafell.

El que fue uno de los primeros impulsores del turismo en la zona, Manolo el del chiringuito, ha fallecido después de luchar contra una enfermedad. La muerte de Manolo, el del chiringuito, ha consternado a Calafell.

Muchos recuerdan a quien llamaban Manolo España por su amabilidad y trabajo incansable desde que montó el chiringuito sobre la playa en lo que era Villa Dalia, junto a un antiguo búnker de la Guerra Civil y que la Ley de Costas obligó a derribar en la década de los 80. Manolo abrió entonces en un local que todavía sigue en el paseo marítimo, justo enfrente de donde estaba su recordado chiringuito.

El chiringuito Manolo en la playa de Segur de Calafell.

Vecinos que hoy superan los 50 años explican que «siendo niños y cuando no había paseo marítimo, Manolo nos ponía las redes en la playa para que jugásemos a pelota». Porque el chiringuioto Manolo fue un punto de encuentro de vecinos.

Recuerdan que las olas del mar llegaban al chiringuito y que muchos chavales pasaban los veranos comprando los polos y sus padres, hoy abuelos refrescaban el verano.

Temas

Comentarios

Lea También