La tasa del agua incluirá multas de 600 euros por fraude en Roda de Berà

El Ayuntamiento modifica la ordenanza municipal de suministro para incluir las sanciones, que serán operativas a partir de enero de 2022

Jordi Cabré

Whatsapp
El principal depósito de agua se encuentra en el cerro del Cucurull. FOTO: Aj. Roda

El principal depósito de agua se encuentra en el cerro del Cucurull. FOTO: Aj. Roda

Las ordenanzas fiscales de Roda de Berà se aprobaron en el pleno de octubre. La tónica general fue la de congelar impuestos y buscar fórmulas para suplir el dinero que no entrará por el IBI de las autopistas y las plusváluas. Una de estas medidas que se llevarán a la práctica será un mayor control de posibles fraudes en el suministro de agua de boca.

Para ello, la ordenanza fiscal número 13: reguladora de la tasa de suministro de agua incorpora una modificación respecto al texto de otros años, admite el alcalde Pere Virgili. «Para evitar que la gente manipule el contador y consuma agua sin control, debemos ser exigentes y evitar los fraudes. Además, somos un municipio que debemos ser muy responsables con el consumo para evitar cortes en épocas de escasez».

Las inspecciones de los contadores se realizarán de forma aleatoria y en caso de detectar manipulación, se abrirá un expediente sancionador que puede llegar a los 600 euros de multa. Las lecturas de los consumos desproporcionados ayudará a buscar los posibles fraudes. 

En caso de fuga de agua debidamente acreditada (como un hecho fortuito y no atribuible al vecindario) se aplicará el precio del consumo de agua establecido, pero no habrá un recargo sancionador. La ordenanza remarca que «para acreditar debidamente (la fuga) se deberá llevar un informe pericial o una declaración del solicitante con la factura detallada de la reparación».

Nuevo depósito

Por otra parte, la Agència Catalana de l’Aigua (ACA) ha otorgado al Ayuntamiento una subvención de 500.000 euros para la ejecución de actuaciones de abastecimiento en alta. El consistorio se presentó a la convocatoria para poder llevar a cabo el proyecto de construcción del nuevo depósito de cabecera y de conexión con el CAT (Consorci d’Aigües de Catalunya), con un presupuesto de actuación de 1.4 millones.

El presupuesto de 2021 ya contemplaba una partida de 200.000 euros para la redacción del anteproyecto y del proyecto, encargados ambos a la Diputació, y para sufragar la expropiación de los terrenos donde irá ubicado, muy próximo en el depósito del Molí-Cucurull. El Ayuntamiento recibió a mediados del mes de septiembre la maqueta del anteproyecto y está a la espera de recibir el definitivo.

Roda de Berà cuenta en la zona norte con cinco pozos de agua y cuatro depósitos, el del Molí-Cucurull, el de La Morella, el de Berà Mar y el del Eixample, una red de agua con una extensión de unos 86 kilómetros, gestionada por el Ayuntamiento.

Pozos que se van secando

Debido a los síntomas de agotamiento que sufre el antiguo pozo de Cal Llorenç desde hace unos años, el Ayuntamiento se planteó la necesidad de buscar otras fórmulas de abastecimiento más seguras para la población, por no tener que depender solo de los recursos propios. Y siendo conscientes de las restricciones sufridas en Roda de Berà durante el verano de 2020. 

Por este motivo, el Ayuntamiento encargó un estudio este mes de mayo para encontrar la mejor ubicación por la construcción de un nuevo depósito de cabecera de 2.000 metros cúbicos que llevará el agua del CAT al depósito del Molí-Cucurull. En el futuro, se realizarán conexiones entre el depósito de cabecera y el resto de depósitos para que en Roda de Berà el agua del Ebre alcance a todas las zonas residenciales.

Temas

Comentarios

Lea También