Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las playas de El Vendrell, sin sexo ni sombrillas para reservar sitio

El Ayuntamiento redacta un articulado específico ya que la zona es de especial interés y busca dejar clara la normativa

José M. Baselga

Whatsapp
Las playas de El Vendrell ya tienen una ordenanza específica que deben cumplir los usuarios.    Foto: DT

Las playas de El Vendrell ya tienen una ordenanza específica que deben cumplir los usuarios. Foto: DT

El Ayuntamiento de El Vendrell ultima una ordenanza que regule el funcionamiento de las playas en todos las circunstancias que puedan darse. A pesar de que un plan de usos ya normatiza temas como la instalación de chiringuitos y otros servicios, el concejal Josep Marrasé (ERC) explica que se redacta una ordenanza específica.

Ahora ordenanzas como la de convivencia o la de seguridad ya tienen articulados de aplicación en las playas, pero Marrasé destaca que la costa es uno de los principales activos . «Merece ser considerada de manera especial y específica. Casi como un elemento desgranado de la ciudad. La ordenanza de playas busca una mayor claridad en todo su funcionamiento y circunstancias».

Aportaciones variadas

Policía Local, Protección Civil, Cruz Roja y otras concejalías han contribuido para la primera redacción del texto, «incluyendo todos aquellos aspectos a tener en cuenta según su experiencia». Así, queda ordenado desde la pesca a las características de los chiringuitos, sanción a bañistas que desoigan los consejos de los socorristas, la presencia de perros o un articulado concreto que prohíbe las prácticas sexuales.

Marrasé presentará en los próximo días el proyecto de ordenanza para su aprobación definitiva en el pleno. «El texto también es un respaldo a la Policía Local a la hora de sancionar o determinar qué actitud puede prohibirse».

Impensables

En este sentido, el concejal señala que se ha ido al detalle de conductas que la lógica haría impensables. Por ello el articulado recoge comportamientos que parecerían fuera de toda lógica, pero que se han detectado en diferentes ocasiones generando enfrentamientos entre bañistas. Así, aborda desde al encendido de fuegos para hacer paellas o barbacoas, que está terminantemente prohibido, o el abandonar sillas o sombrillas rotas junto a las papeleras. La ordenanza regula también los servicios que deben tener los chiringuitos, el funcionamiento para las embarcaciones o incluso que las cometas deben hacerse volar en la parte alta de la playa, entre la zona de bañistas y el paseo marítimo.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También