Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los boquetes en las vallas facilitan el acceso a las vías en Cunit

La accón de los irresponsables dejan camino abierto para niños o ancianos con problemas
Whatsapp
La zona próxima al accidente con una valla tirada al suelo.

La zona próxima al accidente con una valla tirada al suelo.

El arrollamiento mortal de un hombre de 47 años por un tren en la noche del domingo en Cunit ha alertado a los vecinos que reiteran la necesidad de que se reparen los tramos de vallas en las que algunos irresponsables abren boquetes o las arrancan para poder cruzar las vías.

A la espera de las conclusiones sobre qué hacía el hombre en las vías, los vecinos señalan que en todo caso pudo acceder  con facilidad a una zona restringida ya que hay algunos tramos del vallado arrancados o con agujeros.

El arrollamiento se produjo en una zona donde está el pabellón y la piscina municipal. A unos 100 metros hay un paso subterráneo y a otra distancia similar hay un tramo de valla tirada al suelo.

Semanal
Desde el Ayuntamiento de Cunit el concejal Ivan Faccia señaló que se revisará todo el trazado ferroviario para detectar los puntos donde la valla presenta deficiencias. Pero apuntó que tanto el gestor ferroviario Adif como el Consistorio ya revisan habitualmente el trazado y los destrozos son prácticamente semanales.

Los tramos de vallas que están rotos  suponen un peligro no sólo para quienes los han tirado al suelo, sino sobre todo para niños que al no haber un impedimento pueden acceder a la zona de las vías. «Quien tira la valla al suelo deja vía libre para la persona que venga detrás, que puede ser un niño o una persona enferma».

El arrollamiento ha generado un debate entre quienes consideran que debe reforzarse la valla que evita el acceso a las vías y los que dicen que corresponde a la responsabilidad de cada uno cruzar las vías.

La víctima del domingo fue un hombre de 47 años que tenía una segunda residencia en la localidad donde estaba pasando unos días. Según se ha podido saber pasó la tarde con su padre en Segur de Calafell y a la ahora de regresar a Cunit dijo que se adelantaba caminando.  Cuando llegó el padre a Cunit la Policía Local le informó del suceso.


Idependientemente de los motivos del arrollamiento del pasado domingo, desde el Ayuntamiento de Cunit señalan que la mera presencia de una valla, de la consistencia que sea, ya es una medida para evitar el acceso a la zona de las vías.
La protección no es tanto para personas adultas que por responsabilidad ya deberían saber por dónde deben cruzar las vías, sino que debe tenerse en cuenta que hay niños o ancianos que pueden tener determinados problemas mentales y que a falta de una valla pueden intentar cruzar la vías por cualquier sitio.
En este sentido desde el Ayuntamiento de Cunit señalan que la acción del irresponsable que tira la valla al suelo deja una vía libre para la persona que venga detrás que puede ser un niño o un anciano con Alzheimer.
El cruce de  las vías por zonas prohibidas en Cunit se hace incluso en la propia estación, donde no hay vallas y donde ya se han producido algunos arrollamientos mortales.

 

Temas

Comentarios

Lea También