Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

'Me vigiló todo el día y esperó el momento para el atraco'

La trabajadora de la gasolinera de Calafell narra cómo el asaltante arrancó la caja y se fue corriendo

José M. Baselga

Whatsapp
Las emergencias médicas tuvieron que atender a la trabajadora.

Las emergencias médicas tuvieron que atender a la trabajadora.

«Sabía lo que hacía. Me tuvo controlada durante todo el día», explica la trabajadora de la gasolinera que en la tarde del domingo sufrió el atraco en la estación de servicio de Calafell.

Durante toda la jornada el trabajo había sido frenético. Ya sobre las siete y media de la tarde sólo había un coche repostando y algunos clientes en el lavadero de coches y en el módulo de las lavadoras de ropa. La trabajadora aprovechó para reponer productos y salió de la caseta.

En ese momento vio que un hombre que venía por la calle de la parte trasera de la gasolinera se acercó a gran rapidez y entró en el establecimiento. «Ya vi sus intenciones». El hombre llevaba una sudadera y la capucha puesta. Al pasar junto a la trabajadora bajó la cabeza.

‘El dinero, el dinero’
La mujer también entró pero se quedo casi en la puerta. El asaltante ya estaba junto a la caja dándole porrazos. «Sólo gritaba:el dinero, el dinero». Con un destornillador intentaba forzar la caja, pero le costaba. Así que decidió arrancarla. Con la capucha puesta y la cara cubierta daba tirones.

Cuando logró arrancar la caja, pasó junto a la empleada y salió caminando. Algunos que esperaban la colada en las lavadoras no entendían nada. Sólo cuando el asaltante salió del recinto de la gasolinera apretó a correr.

Nerviosa, la trabajadora no acertaba a marcar el número de emergencias. Salió fuera y dijo que la habían atracado. Fueron unas mujeres que  ponían gasolina quienes llamaron a los Mossos. El asaltante se alejó de la zona  y cruzó la carretera C-31 hacia la parte alta de Segur de Calafell.

Cámaras
A la gasolinera llegó también el Servei d’Emergènciesn Mèdiques (SEM), que atendió a la trabajadora a causa de una crisis de nervios. La empresa envió a sus representantes de la zona y a una psicóloga.

Los Mossos han iniciado la investigación. Destaca que el ladrón mostró profesionalidad porque no tocó nada más  que la caja que arrancó. La capucha y la sudadera tapaban su cara.  Las imágenes de seguridad de la gasolinera sólo muestran el color de los calzoncillos del ladrón mientras aporreaba la caja.

 En el recorrido de la fuga los mossos encontraron un rastro de monedas que fueron cayendo. Además de las cámaras interior y exteriores de la gasolinera también se analizan otras de la zona.

La trabajadora de la gasolinera, que lleva 15 años en el empleo, recibía ayer palabras de ánimo de numerosos vecinos que se acercaron para interesarse por su estado. La conocen porque es quien atiende a todos los servicios de la gasolinera. Desde el pan a las lavadoras de coches y ropa. Y los surtidores de combustible.

La mujer empieza las vacaciones en los próximos días. «Ya ves con qué ganas», señala. Ha sido su primer atraco. «Claro. Ahora hay miedo». Pero lo puedes contar, le dicen los vecinos.

Temas

Comentarios

Lea También