Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Piden más de 1.600 años de cárcel para los miembros de una red de explotación sexual en El Vendrell

Reclutaban a las víctimas y las obligaban a prostituirse en clubes nocturnos y carreteras como la N-340 o la C-31

ACN

Whatsapp
La red obligaba a prostituirse a las mujeres en carreteras como la N-340. Foto: J.R.

La red obligaba a prostituirse a las mujeres en carreteras como la N-340. Foto: J.R.

La Audiencia de Tarragona juzgará a partir del lunes a 15 miembros de una red de tráfico y explotación sexual de mujeres. Según la Fiscalía, el grupo reclutaba a las víctimas y las obligaba a prostituirse en clubes y carreteras como la N-340 y la C-31. Los hechos ocurrieron en El Vendrell entre los años 2003 y 2009, cuando se pudo desarticular el grupo establecido en el municipip.

El Ministerio Fiscal pide 120 años de cárcel para dos de los acusados, 58 años y 10 meses para dos procesadas más, y 117 años para el resto. Se les acusa de los supuestos delitos de tráfico de seres humanos en concurso con delitos de determinación coactiva a la prostitución a mayores y menores de edad, contra los derechos de ciudadanos extranjeros, asociación ilícita, falsedad documental, abuso sexual y lesiones .

Según la Fiscalía, los doce hombres y las tres mujeres, de mutuo acuerdo y habiéndose repartido las tareas, se encargaban de gestionar las actividades necesarias para obtener beneficios económicos mediante la explotación sexual de mujeres de varias nacionalidades (entre las siete que se han podido identificar los hay rumanas, albaneses y brasileñas).

Abusos sexuales reiterados

El jefe de la organización se encargaba de captar a las mujeres directamente o mediante otros miembros del grupo para que se prostituyen en España. Antes, sin embargo, junto con otras personas, abusaba sexualmente de las víctimas con la intención de "probarlas".

Además, el jefe controlaba otra de las acusadas, quien a la vez ejercía de controladora de las otras víctimas, dándoles órdenes directas sobre los horarios, la duración de los servicios y la recaudación de dinero.

En 2004 uno de los miembros contactó con una menor en Rumanía a quien ofreció ir a Catalunya bajo la falsa promesa de un trabajo en el sector de la limpieza. Cuando llegó al Prat, el individuo la llevó hasta un piso del Raval donde le tomó la documentación y le dijo que debería prostituirse.

En los domicilios de los acusados se encontraron permisos de conducir y pasaportes falsos

Aunque se les retiraba el pasaporte, alguna de ellas logró huir del control de la organización. En 2008 la menor y otra mujer lo consiguieron. Debido a las condiciones de insalubridad en las que eran sometidas, la menor precisó de hospitalización y, incluso, de un trasplante de hígado en haber concreto el virus de la hepatitis B.

Un juzgado de El Vendrell autorizó en 2009 la entrada y registro de varios domicilios, donde fueron encontrados documentos y pruebas, tales como libretas de anotaciones, donde se relacionaba esta actividad. Algunos de los documentos, como permisos de conducir y pasaportes, eran falsos.

La fiscalía pide penas que suman 1.644 años y 8 meses de prisión para los acusados. Se les acusa de siete delitos de trata de seres humanos en concurso medial con dos delitos de determinación coactiva a la prostitución de menores de edad y cinco delitos de determinación coactiva a la prostitución a mayores de edad; de cinco delitos contra los derechos de los ciudadanos extranjeros; de dos delitos contra los derechos de los trabajadores; de un delito continuado de asociación ilícita; de un delito continuado de falsedad documental; de un delito continuado de abuso sexual y de un delito de lesiones.

Temas

Comentarios

Lea También