Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Quejas en La Llosa de Cambrils por la dejadez de las calles y la poca iluminación del barrio

La asociación de vecinos, que asegura sentirse «maltratada» desde hace años por el Ayuntamiento, pide que se solucione el problema lumínico y que se arreglen las aceras que se encuentran en mal estado 

Cristina Sierra

Whatsapp
El cambio de las farolas es visible en la calle de las Orquídeas, la principal del barrio. FOTO: ALBA MARINÉ

El cambio de las farolas es visible en la calle de las Orquídeas, la principal del barrio. FOTO: ALBA MARINÉ

Los vecinos de La Llosa quieren que el Ayuntamiento de Cambrils solucione los problemas lumínicos que tienen las calles desde el pasado mes de agosto.

Según explica al Diari la presidenta de la asociación de vecinos del Barri de la Llosa, Ana Maria Franquet, «en agosto cambiaron la parte de arriba de las farolas, que son mucho más bajas y hacen muy poca luz. Queremos que vuelvan a poner las luces que habían antes». 

El cambio se hizo en las calles principales de la zona, una decisión que no convenció a los cambrilenses que viven allí durante todo el año. «No somos una urbanización, somos un barrio que también paga impuestos.

La gente que vive aquí se queja mucho y con razón, porque hay robos y ocupas y con  poca luz da miedo, y más en invierno», apunta la presidenta.

A esta petición se le suma el estado «lamentable» de las calles, con algunas aceras destrozadas y baldosas del paseo marítimo levantadas.

«Tenemos un problema grande. Hace años que La Llosa está abandonada. Tenemos que tener un mantenimiento por parte del Ayuntamiento.

Cuando conseguimos que nos hagan caso nos hacen un pegote para solucionar el problema. También el servicio de limpieza es deplorable», lamenta Franquet, que añade que todas estas denuncias las quieren hacer llegar al Síndic de Greuges para que actúe, y si no consiguen su objetivo, no descartan hacer una manifestación.

A este problema se le suman las fases 2 y 3 de las obras de remodelación, que están paralizadas. En agosto la asociación celebró la asamblea de vecinos, que pidieron por «unanimidad» la dimisión del concejal Antonio Laguna por incumplimiento de promesa. «Estamos enfadados con él.

Dijo que no había dinero para hacer las fases y que los vecinos no las querían, pero dije que no era verdad. Me dijo que si la mayoría de vecinos se comprometía a hacer frente al pago de una parte de las obras, él se comprometía a tirarlo adelante pero no ha sido así», apunta Franquet, que añade que tuvo un encuentro con los residentes para confirmar que sí quieren la remodelación.

También se reunieron con el concejal del barrio, Alejandro García para explicarle la voluntad de los vecinos y éste dijo que transmitiría la decisión al gobierno pero aún esperan una respuesta.

«Hace meses que hemos pedido una cita con la alcaldesa y todavía estamos esperando que nos den una hora», manifiesta la presidenta. 

Solución provisional

El concejal de Serveis, Medi Ambient i Obra Pública del consistorio, Antonio Laguna, explica que la luz de las farolas se tuvo que cambiar por la regulación de la contaminación lumínica.

Desde la concejalía son conscientes de la falta de luz en el barrio, por ello, un ingeniero está trabajando en un estudio para poder dar una solución provisional a este problema en un mes, aproximadamente.

«Hay calles que solo tienen un punto de luz. El barrio tiene un sistema eléctrico antiguo y queremos poner remedio a estos tramos oscuros», señala

Laguna también afirma que estos días hay personal de la brigada que está haciendo diferentes arreglos en las aceras más perjudicadas.

Además, apunta que se intentará incluir en el presupuesto una partida destinada a reformar aquellos tramos más urgentes.

Comentarios

Lea También