Salou estudia recuperar la Bandera Azul para la Platja Llarga

En la localidad turística sólo las playas de Llevant y la de Capellans cuentan actualmente con esta distinción

Eduard Castaño

Whatsapp
La Platja Llarga es uno de los emblemas de la costa salouense y un núcleo paradisiaco rodeado de pinares. Foto: Alba Mariné

La Platja Llarga es uno de los emblemas de la costa salouense y un núcleo paradisiaco rodeado de pinares. Foto: Alba Mariné

Conseguir una Bandera Azul no es labor fácil. Es el galardón para playas y puertos más antiguos, reconocido y reconocible, a nivel mundial. Creado en 1985, por parte de la rama francesa de la Fundación para la Educación Ambiental (FEE) como un galardón nacional para puertos deportivos y embarcaciones, que distinguiese a distancia a quienes cuidasen y protegiesen el medio marino. En su origen, el logo de Bandera Azul se inspiró en el de otra iniciativa paralela de esa época, ‘Mensaje al Mar’, sobre la problemática del medio marino.

Una Bandera Azul en una playa promueve y reconoce los esfuerzos, públicos y ciudadanos, por cumplir los criterios exigidos de legalidad, accesibilidad, sanidad, educación ambiental, limpieza y seguridad. Bandera Azul se ha convertido en un estándar mundial de ecocalidad turística. Y en esas está actualmente el Ayuntamiento de Salou de cara al próximo verano, lograr la distinción para la Platja Llarga, un emblema de la localidad que ha sabido conjugar elementos como el turístico y el medioambiental.

La Platja Llarga tiene una longitud de 600 metros y una anchura media de 30. Es la más extensa del Cap de Salou y está muy concurrida por los vecinos de la zona. Además, al estar alejada de la zona turística resulta realmente tranquila. Entre sus atractivos está que se encuentra al resguardo de un bosque de pinos y al lado de un paseo marítimo para peatones, transcurriendo paralelamente el Camí de Ronda. La playa está equipada actualmente con un servicio de socorrismo, lavabos públicos, chiringuitos, hamacas, toldos y se pueden practicar actividades acuáticas. 

La tercera del municipio
Con todos esos elementos, el consistorio salouense está estudiando solicitar la distinción de Bandera Azul, un galardón que llegó a ostentar años atrás. 

El propio alcalde de Salou, Pere Granados, ya había señalado que «nuestra voluntad es trabajar para conseguir que la Platja Llarga pueda volver a tener la Bandera Azul». Si ello se materializase, sería la tercera del municipio, tras la de las playas de Llevant y de Capellans. Los técnicos municipales recuerdan también que la Platja Llarga tiene unas exigencias particulares para ser Bandera Azul.

Hace una semana tuvo lugar la presentación de las certificaciones de calidad de las playas salouenses. Además de la Bandera Azul, se concedió la Q de calidad para Llevant y Capellans y se izó la bandera ISO 14.001.

Temas

Comentarios

Lea También