Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Costa Playas

Satisfacción entre los chiringuitos de Salou e inquietud en los de La Pineda

Mientras unos se aseguran la prórroga de un año de la concesión, los otros esperan respuesta del Ayuntamiento

EDUARD CASTAÑO

Whatsapp
El chiringuito ubicado en la playa Llarga de Salou, repleta de bañistas, en una imagen de archivo. FOTO: ALBA MARINÉ

El chiringuito ubicado en la playa Llarga de Salou, repleta de bañistas, en una imagen de archivo. FOTO: ALBA MARINÉ

El inicio de la temporada turística ya está aquí. El azote del coronavirus sigue latente por partida doble en el sector de la restauración y el ocio. Por un lado está el tema sanitario, con el cumplimiento de las medidas sanitarias y de higiene que permitan que no se produzcan rebrotes. Por otro, el aspecto económico y laboral, del que dependen muchas familias y puestos de trabajo. Se trata de una época del año determinante para el futuro de numerosos trabajadores y empresarios.

Sin duda, un grupo muy particular de ese sector se halla en los chiringuitos de playa, que año tras año se encargan de dar ambiente y de comer y beber a los bañistas.

En las últimas semanas son varios los ayuntamientos que han estado conversando y negociando con los propietarios de estas concesiones. Parece que cada vez son más los casos de pactos que permiten una serie de facilidades para que los chiringuitos acaben instalándose definitivamente en las playas. Se trata de que todos salgan beneficiados tras la losa que hubiera supuesto no abrir esta temporada por la Covid-19.

Uno de los municipios que ya han alcanzado un preacuerdo es Salou. Otra cosa es, sin embargo, la situación en Vilaseca. Allí, todavía no está cerrado del todo una resolución que satisfaga por completo a ambas partes. La diferencia que les separa es solo una: la ampliación por un año más de la concesión a estos establecimientos. La razón a la que aluden los establecimientos de playa es la escasa o nula rentabilidad que les supondría abrir en estas fechas tras la grave amenaza sufrida semanas atrás y que, entre otras circunstancias, les ha llevado a perder toda la temporada de Semana Santa. «Es un momento del año que funciona bien gracias a los turistas nacionales», asegura uno de los propietarios de los chiringuitos de Salou.

A mediados de la semana representantes de la Associació de Platges i Xiringuitos de Salou (que cuenta con 33 asociados) y del Ayuntamiento salouense se reunieron para tratar de alcanzar un preacuerdo. Finalmente, según fuentes de la asociación de chiringuitos, se ha acordado prolongar un año la concesión, además de una reducción del canon y la ampliación del espacio físico que ocupaban mesas y sillas debido a la implantación de la distancia social. Ahora, el 40% de las mesas y sillas que no se puedan ubicar sobre el entarimado de estas paradas se podrán situar sobre la arena, siempre guardando la distancia establecida y bajo las condiciones sanitarias marcadas.

El concejal de Platges, Concessions i Autoritzacions, Jesús Barragán, reconoce que «existe un preacuerdo y fruto de ello se deberán modificar las condiciones de los contratos. Lo explicaremos cuando todo esté ya cerrado».

Operativos en breve

Los chiringuitos ya tenían potestad para abrir pero preferían tener un preacuerdo cerrado con el consistorio «para evitar malentendidos», explicaban ayer fuentes presentes en la negociación. De esta manera, en las próximas horas comenzarán los trabajos de montaje de los diferentes establecimientos en las playas para que a finales de esta semana o a inicios de la próxima ya funcionen con plena normalidad.

La otra cara de la moneda es Vila-seca. Allí todavía no existe ningún preacuerdo cerrado con los propietarios de los chiringuitos de La Pineda, a pesar de que ambas partes han acercado posturas. Fuentes muncipales reconocen que la situación está en ‘stand by’ y que han alcanzado puntos de encuentro, como el incremento de horarios de apertura y un aumento de espacio ocupodo debido a las medidas de distanciamiento. Ayer hubo una reunión interna del área jurídica del Ayuntamiento. Podría ser viable un acuerdo final si se salva la prórroga de un año de las concesiones. Los chiringuitos están a la espera.

Temas

Comentarios

Lea También