«Todos los catalanes deben visitar el Museu Pau Casals»

Entrevista a Marta Casals, viuda de Pau Casals. Ha dedicado toda su vida a dar a conocer al polifacético artista de El Vendrell. Considera que aún no se sabe suficiente sobre él 

Carmina Marsinach

Whatsapp
La vidua de Pau Casals este domingo en Tarragona. FOTO: PERE FERRÉ

La vidua de Pau Casals este domingo en Tarragona. FOTO: PERE FERRÉ

Una enamorada de la vida con una energía inagotable. Y lo bueno es que tiene la capacidad de contagiarla a su alrededor. Así es Marta Casals (Humacao, Puerto Rico, 1936). Obtuvo una beca para estudiar violonchelo en Nueva York. Fue alumna de Pau Casals y se casó con él en 1957, cuando tenía 21 años y él 81. 

Ha venido expresamente desde  Washington para el concierto de los Juegos
Sí. Por el concierto y por otras actividades de la Fundació Pau Casals. 

¿Viene a menudo? 
Es un viaje que hago por lo menos una vez al año para continuar con las ilusiones que tenemos por la Fundació Casals. Que sea una fundación que tenga actividades que eleven al espíritu y hagan bien a la juventud (...) Que se aprecie no tan solo la música sino la obra del Maestro por la libertad y la paz a través de la música. 

¿Le gustan Catalunya y El Vendrell? 
Mucho. Es como mi casa desde hace muchos años. Vine la primera vez poco tiempo después de que el Maestro muriera en Puerto Rico. Él murió en el exilio. Desde entonces vengo cada año.

¿Se siente catalana?
Naturalmente. He vivido ligada a toda su obra. Con la correspondencia que recibía de todo el mundo sobre cuestiones como la paz, la libertad...cartas de catalanes a diario. Exiliados y no exiliados. Tenía una correspondencia extraordinaria. Y fue con él que aprendí catalán.

Ahora recuperarán más de 1.500 documentos sonoros y visuales de Pau Casals. 
Son los vídeos que hemos ido compilando durante toda su vida. Esto para mi ha sido una prioridad. Es la única cosa que ves viva. Cuando la gente habla de Pau Casals les hace mucha ilusión, le tienen mucho respeto. Pero cuando ven un film tocando, dirigiendo o hablando, es otra cosa. 

¿Qué sintió al verlos?
Lo que sentía siempre. Admiración y… ¡Oh my goodness! (¡Oh Dios mío!) (Ríe). Qué cosa tan extraordinaria, pensaba. Ni que fuese hablando sobre la paz, tocando, leyendo...o dando clases. Lo mejor son los ensayos. Ves lo que el quería. Ves la realidad. 

«De Casals he aprendido mucho de música. Mucho de responsabilidad y de hacer que el mundo fuera mejor»

Cuando pensamos en Pau Casals a todos nos viene a la cabeza el ‘Cant dels Ocells’. 
Todo el mundo lo conoce. Pero hay muchas cosas más. Las cosas que pudo hacer este hombre en 97 años son increíbles. (...) Saben que se fue al exilio y que hizo un discurso en la ONU diciendo que era catalán. Esto me preocupa un poco. Me da pena. (..) Mucha gente de fuera que viene al Museu, lee una frase del Maestro y lloran. Quiero hacer un llamamiento a los catalanes para que visiten el Museu Pau Casals y que se enteren bien de quién era. (...). Él tenía la responsabilidad de contestar cada una de las cartas que le enviaban los refugiados. Tenía muchas facetas. 

Siempre le llama Maestro.
Maestro es una persona que respetas porque tiene una visión elevada sobre un tema. Pero él era un maestro en todo. Lo era para todo el mundo. Todos podían aprender de él. 

Cuando lo conoció era muy joven. ¿Que le llamó la atención?
Le tenía mucho respeto. Era una persona muy amable. Tenía sentido del humor. Pero a veces era muy rigido. Tenía mucho carácter. 

Usted también fue alumna suya. ¿Qué aprendió de él?
Todo lo que he podido. Digerir su música. He aprendido mucho de música. Mucho de responsabilidad, de ayudar a la gente y hacer que el mundo fuera mejor. Todos tenemos que estar involucrados. 

Él creía que la música podía hacer un mundo mejor. 
La música anima a hacer el bien. Es una inspiración, una fuerza. Vas a un concierto y sales con el corazón lleno. Es como ir a la iglesia si eres creyente. Tener un momento de paz (...) Ser músico no es tan solo tener aplausos. El Maestro fue más allá.

Temas

Comentarios

Lea También