Más de Costa

«Trabajar en el Celler de Can Roca fue algo único»

Gastronomía. María Oyonate, de Salou, es candidata al Premio Promesas de la Alta Cocina, organizado por Le Cordon Bleu y con una beca valorada en más de 23.000€ para el ganador

GUILLERMO MORENO

Whatsapp
María Oyonate está adquiriendo formación en Ciencias Culinarias y Gastronómicas en el CETT, en Barcelona. FOTO: CEDIDA

María Oyonate está adquiriendo formación en Ciencias Culinarias y Gastronómicas en el CETT, en Barcelona. FOTO: CEDIDA

El Premio Promesas de la Alta Cocina, otorgado por Le Cordon Bleu a los jóvenes talentos de la alta cocina en España, cuenta con una salouense en la segunda fase. María Oyonate, estudiante del CETT -escuela de turismo, hostelería y gastronomía en Barcelona-, es una de los 31 candidatos al premio.

Oyonate y el resto de participantes tienen hasta el jueves 28 para entregar una receta, estipulada por la organización, en vídeo. El jurado popular deliberará y diez candidatos pasarán a la fase final, optando a la beca, valorada en más de 23.000€, que obtendrá el ganador. Todos los vídeos estarán publicados en la página del Premio, y se podrá votar por los diferentes participantes hasta el 11 de marzo.

«Haber sido seleccionada [su escuela la eligió como una de sus representantes] es una oportunidad única de complementar mis estudios en una escuela de tanto prestigio. Afronto el reto con muchas ganas, ilusión y motivación», afirmaba Oyonate, con quien pudo hablar el Diari a lo largo de esta semana. «Este premio me permitiría perfeccionar la técnica y las recetas, me daría experiencia y prestigio».

De Salou al Celler de Can Roca

Oyonate nos explica que su pasión por la cocina empezó «desde pequeña, ya que pasaba muchos fines de semana con mis abuelos: mi abuela cocinaba y yo estaba en la cocina con ella viendo lo que hacía, preguntándole cómo lo hacía y cocinando con ella».

Más adelante, cuando descubrió el grado de Ciencias Culinarias y Gastronómicas, María lo vio como una oportunidad de descubrir la cocina desde varias disciplinas y hacer de ella su profesión.

Desde entonces, Oyonate ha sido parte de restaurantes con mucho nivel y prestigió. Empezó en La Goleta, en Salou, en lo que describe como su «primera toma de contacto con una cocina profesional, donde aprender las bases». De allí pasó al Rincón de Diego, en Cambrils, en la que fue su primera experiencia en un restaurante con Estrella Michelín: «Pude aprender nuevas técnicas y recetas, a ser perfeccionista, a cuidar los detalles y a trabajar bajo presión», comenta la joven chef.

Pero el lugar más destacado donde ha podido formarse y obtener experiencia es El Celler de Can Roca. Para María, estar allí «fue algo único, un aprendizaje enorme a nivel personal y profesional. He aprendido nuevas técnicas, he visto y he trabajado con ingredientes que no conocía, he aprendido a trabajar de manera muy ordenada y organizada. Para mí, Joan Roca es un ejemplo a seguir por su constante deseo de mejora, y estoy muy agradecida al Celler por el trato recibido y el conocimiento adquirido».

Próximas metas

En vista de sus logros y su dedicación, a Oyonate le espera una gran carrera como chef. Sus planes a corto plazo son ir al Restaurante Miramar (Llançà, Girona) de Paco Pérez a hacer las últimas prácticas universitarias.

Más adelante, asegura que le gustaría «viajar a otros países para conocer nuevos productos, culturas gastronómicas y maneras de trabajar. Quiero trabajar en restaurantes de otros países y, cuando tenga suficiente experiencia, abrir mi propio restaurante gastronómico».

Temas

Comentarios

Lea También