Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un plan de mediación vela para fomentar la convivencia en los barrios en Cambrils

La idea es crear espacios donde vecinos de distintas culturas puedan convivir, conocerse y dejar de verse como extraños

Mònica Just

Whatsapp
El barrio de Nou Cambrils es uno de los primeros donde se ha desarrollado la iniciativa, por su complejidad a nivel social. FOTO: Alba Mariné

El barrio de Nou Cambrils es uno de los primeros donde se ha desarrollado la iniciativa, por su complejidad a nivel social. FOTO: Alba Mariné

«Favorecer la creación y mejora de espacios para la convivencia, la integración social y el conocimiento entre culturas, promoviendo la participación ciudadana, la convivencia y fomentando la cohesión social y la interculturalidad». Estos son los objetivos que pone sobre la mesa el proyecto de intervención comunitaria intercultural que impulsa el Ayuntamiento de Cambrils en algunas zonas de la localidad. La idea es tirar de la mediación para promover la relación y colaboración entre culturas, así como la prevención de conflictos entre vecinos. Una iniciativa que arrancó en los barrios de Nou Cambrils y Eixample Vila, y que ahora se extiende a Eixample Platja.

El consistorio insiste en que los atentados del 17 y 18 de agosto del año pasado no son el detonante del proyecto. Pero también reconoce que lo ocurrido en aquellas fechas «hace replantear la necesidad de fortalecer la cohesión y la convivencia en el municipio», ampliando el plan ya existente y exportándolo a más zonas. Asimismo, y pese a que no esté impulsado a raíz de los ataques terroristas, «en cierto modo va un poco ligado. Porque aquellos hechos propiciaron más actitudes de hostilidad a nivel de barrio», apunta Txell Llèsera, la educadora social encargada del Projecte d’Intervenció Comunitària Intercultural. 

Llèsera explica que es algo que viene trabajándose desde hace tiempo y que, de hecho, nace de unos talleres participativos de 2014. «De allí surgió la necesidad de articular estas iniciativas a partir de la detección de las necesidades en los barrios, todos ellos con realidades muy distintas», señala. Así que el tema de la interculturalidad es un eje vertebrador del plan. «Hay mucha diversidad, y a menudo los vecinos solo viven en lugar de convivir. Nosotros intentamos fomentar la convivencia y el conocimiento de las demás culturas, para fortalecer la cohesión social», añade la educadora. Todo parte, pues, de una aproximación a la realidad de cada zona y de entrevistas a los vecinos.

Nou Cambrils: multiculturalidad

Una de las entidades que participa activamente en el proyecto es la Associació de Veïns de Nou Cambrils, un barrio donde la multiculturalidad está muy presente en el día a día de la gente. «Nos lo propusieron desde el Ayuntamiento, empezamos hace tres meses y medio y ya hemos notado los primeros resultados. Cuando los vecinos marroquís terminaron el ramadán, por ejemplo, celebraron una fiesta abierta a todos los vecinos. Fue un primer paso importante», subraya el presidente de la entidad vecinal, Juan Merino, consciente de que «todavía queda mucho camino por recorrer». 

Ahora que empieza el nuevo el curso, arrancarán las actividades. «Aquí hay una gran mezcla. Es importante que nos conozcamos y que fortalezcamos los lazos», insiste Merino. En los últimos días, de hecho, ya han realizado reuniones con los técnicos responsables del proyecto para definir futuras acciones. «Siempre hay quien no le pone ganas y a quien le cuesta implicarse. Pero hay que intentarlo. El no ya lo tenemos. Debemos ir a buscar el sí», dice.

Realizan también talleres participativos. En Nou Cambrils ya han hecho cuatro a nivel de diagnosis y empezaron a planificarse acciones estratégicas. «Dibujamos actividades vinculadas al centro cívico, junto con la asociación de vecinos, la asociación gitana cultural y también para vecinos que no pertenecen a ninguna agrupación y quieren venir a nivel individual», apunta la educadora social. Las propuestas van desde el refuerzo escolar hasta el acompañamiento o empoderamiento de las mujeres magrebíes, o actividades varias en los centros cívicos, entre otras.

En el Eixample Vila se han hecho dos talleres de diagnosis y de momento siguen en esta fase. Y en el Eixample Platja, el estadio es aún inicial y este mes arrancan los talleres participativos. «Estamos contentos de cómo está yendo. Es una herramienta más para que vayamos todos más unidos», señala el presidente de la entidad vecinal de Nou Cambrils.

Participación espontánea

La educadora social también pone sobre la mesa las propuestas de intervención nuevas que se desarrollarán en breve con el fin de generar dinámicas en los distintos espacios públicos. Y cree que es relevante que la participación pueda ser espontánea. «Son propuestas que se impulsan de forma reglada pero informal para que la gente pueda ir uniéndose», remarca. Se desarrollarán juegos en plazas y espacios públicos, para público familiar, infantil o juvenil, por ejemplo. Se hará de forma puntual y sin anunciarlo antes.

En su caso, Llèsera se muestra satisfecha de los primeros resultados en Nou Cambrils, donde el plan se halla más avanzado: «Se generan dinámicas positivas y hemos notado un fortalecimiento de las relaciones entre colectivos a nivel de conocimiento». E insiste en que conocer aquello nuevo y diferente «ayuda a entendernos más unos a otros». Todo ello se engloba dentro del Pla de Diversitat, Ciutadania i Cohesió Social.

Temas

Comentarios

Lea También