Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un puente pasado por agua

El mal tiempo no impide que los turistas visiten los municipios de la costa atraídos por su oferta lúdica y gastronómica
 

Cristina Sierra

Whatsapp
Los más atrevidos se animaban a mojarse los pies en la playa en Salou. FOTO: Alfredo González

Los más atrevidos se animaban a mojarse los pies en la playa en Salou. FOTO: Alfredo González

El verano anticipado que había marcado los últimos días de abril se ha paralizado este puente de mayo por la bajada generalizada de las temperaturas. El mal tiempo ha sido el protagonista de cuatro días de fiesta en los que los turistas y vecinos de los municipios de la Costa Daurada tenían pensado estrenar la temporada de playa y helado y disfrutar de unos días de desconexión practicando deportes al aire libre. Pero las tormentas no han impedido que los visitantes salgan a la calle y gocen de la oferta lúdica y gastronómica de Salou y Cambrils. 

Muestra de ello ha sido la dificultad para encontrar aparcamiento y poder pasear tranquilamente por el paseo marítimo salouense, que estos días se ha llenado como un día de plena ocupación veraniega con familias con niños degustando los primeros helados y horchatas del año y algunos jugando con la pelota en la arena. Otros daban largos paseos por la orilla de la playa cuando el tiempo daba una tregua. Incluso los más atrevidos se animaban a mojarse los pies. 

En Salou, el paseo Jaume I se llenó de turistas. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Otro polo turístico por excelencia ha sido PortAventura, que ha recibido miles de visitas de familias y grupos de jóvenes que no han querido perderse la oportunidad de disfrutar de los espectáculos y de las atracciones del parque y de Ferrari Land.

En Cambrils la afluencia de gente también ha sido importante. En estos días se ha visto a muchos turistas paseando por el puerto, recientemente rehabilitado, comiendo un helado y haciéndose fotos en las esculturas de las sirenas, dos citas casi obligadas cuando se visita la villa marinera. 

La parte positiva ha sido para los restaurantes, que se han llenado tanto al mediodía como por la noche. Inmersos en las jornadas gastronómicas dels Fideus Rossos, los locales han promocionado este plato tan típico cambrilense con unos menús cerrados que han atraído a personas de localidades vecinas y a turistas que han aprovechado la ocasión para conocer este producto. También los comercios se han mostrado satisfechos con las ventas realizadas en esta semana.

Por el contrario, el puente ha servido para analizar el problema de aparcamiento que existe actualmente en el municipio por la reciente retirada de las más de 300 plazas en el párking de Horta de Santa Maria, un conflicto que se tiene que solucionar lo antes posible ya que el domingo por la tarde apenas habían huecos para poder dejar el coche.

Temas

Comentarios

Lea También