Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Vila-seca: El apoyo invisible al independentismo

El PDeCAT gobierna  con mayoría absoluta, pero su alcalde, Josep Poblet, mide bien sus acciones para no ‘herir’ a su electorado

Diari de Tarragona

Whatsapp
Josep Poblet, en primera fila y al lado del ex President Artur Mas, en el acto pro referéndum que se celebró el miércoles en Tarragona.  Foto: pere ferré

Josep Poblet, en primera fila y al lado del ex President Artur Mas, en el acto pro referéndum que se celebró el miércoles en Tarragona. Foto: pere ferré

Vila-seca es la única ciudad de las diez más pobladas de la provincia donde la antigua CiU tiene mayoría absoluta desde hace décadas. Esta confianza del electorado debería ser un argumento determinante para afirmar que la ciudad que gobierna Josep Poblet desde 1993 se declarara sin titubeos a favor del referéndum del próximo domingo y dejara clara su postura independentista, desde que las últimas elecciones autonómicas se creó Junts pel Sí con la intención de iniciar el camino de la autodeterminación durante el presente mandato.

Pero, ¿realmente Vila-seca es tan independentista como refleja la composición del pleno municipal, donde a los 11 ediles de CiU hay que sumar los apoyos de los dos concejales de Decidim Vila-seca (ERC) y otros dos de Vila-seca en Comú? 15 de 21 parece una proporción suficientemente independentista para dejar claro el color político de la tercera ciudad más grande del Tarragonès.

¿Realmente Vila-seca es tan independentista como refleja la composición del pleno municipal?

Pero quizá los sentimientos y la razón no están tan unidos como parece. Hay ciertos capítulos escritos durante estos días que dan pie a que el gobierno local puede sentirse a favor del referéndum, pero a cada paso que da y documento que firma procura nadar y guardar la ropa para esquivar investigaciones de la Justicia o una pérdida de electorado de futuro.

El alcalde Josep Poblet es de los pocos líderes de CiU (ahora PDeCAT) que no ha hecho declaraciones públicas desde las aprobaciones de las leyes del referéndum y la transitoriedad. Tampoco se hizo pública su foto firmando el decreto a diferencia de muchos de sus ‘colegas’ que tardaron poco en sonreír en twitter, Facebook o Instagram.

A cambio, pero, Poblet estuvo en el mitin de la Tarraco Arena Plaça o el miércoles en el Passeig de les Palmeres de Tarragona apoyando un acto del referéndum del domingo.

Este independentismo invisible tiene otro ejemplo en el decreto de Alcaldía. A día de hoy nadie ha podido leer su contenido más allá de los ediles del consistorio (no todos), que no pueden explicar su contenido por la confidencialidad que rodea este texto hasta que no se dé cuenta en el plenario. Y para más Inri, éste se ha pospuesto hasta octubre.

Los partidos de la oposición contrarios al referéndum han expuesto en diferentes ocasiones que Josep Poblet es consciente de que su electorado municipal procede de diferentes ideologías

El contenido del decreto tiene gran interés. Se desconoce qué argumentación legislativa se ha usado para apoyar las tesis del Govern y ceder espacios para celebrar la consulta de autodeterminación. Y lo más importante, ¿cómo ha sorteado Vila-seca que su alcalde no esté investigado por la Fiscalía?

Los partidos de la oposición contrarios al referéndum (Ciutadans, PSC y PP) han expuesto en diferentes ocasiones que Josep Poblet es consciente de que su electorado municipal procede de diferentes ideologías. Por tanto, parece lógico que acate directrices de su partido, pero evitando la pérdida de unos votos claves para continuar al frente del Ayuntamiento.

En estas últimas municipales, la mayoría absoluta sólo fue por un concejal. Lejos quedan ya aquellos tiempos en los que la oposición, con todo el respeto, era  casi invisible en la ciudad. Aparte de la composición municipal y de la astucia política de defender un referéndum y esquivar las redes de la Fiscalía, otro hecho a tener en cuenta para este análisis son las autonómicas de 2015.

Este cambio de voto refleja lo heterogénea que es la población con derecho a voto en Vila-seca y la necesidad de sus políticos locales en saber medir sus actos sin dejar de representar a su partido e ideales

Ciutadans ganó en número de votos (3.874) y porcentaje (35,76%). Con la suma de votos de las otras fuerzas contrarias a este tipo de consulta sin base legal, sumaron casi tres cuartas partes del escrutinio total (73,13%) del 27 de septiembre. JxSí y la CUPlograron un apoyo inversamente proporcional al que representan las fuerzas pro referéndum en el pleno municipal.

Este cambio de voto refleja lo heterogénea que es la población con derecho a voto en Vila-seca y la necesidad de sus políticos locales en saber medir sus actos sin dejar de representar a su partido político e ideales. Y Josep Poblet, nadie lo niega, es el gran experto en saber contentar a todos para contar con su confianza. Sus adversarios le llaman «trilero» con una pizca de envidia por su magnetismo local.

A partir del domingo, quizá su postura pueda tener un desgaste más acuciante en una parte de su electorado más unionista.

Si las autonómicas reflejaron una victoria clara de las fuerzas constitucionales, el apoyo en la consulta del 9-N contó con 3.274 votos, casi una quinta parte de la población. El espaldarazo a la independencia fue del 70%, con 2.266 votos. En las autonómicas de 2015, unas 500 personas votaron por la autodeterminación, aunque no fue suficiente para que esta opción impere en esta ciudad del Tarragonès.

Temas

Comentarios

Lea También