Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Vila-seca doblará el espacio de la comisaría de la Policía Local

El Ayuntamiento acaba de adquirir el local esquinero entre las calles de la Font y Sant Antoni que servirá para ampliar el equipamiento y construirá dos plantas más en el edificio logístico

Iván Alcalá

Whatsapp
Hasta hace unos meses el local lo ocupaba la cafetería Vivaldi.  FOTO: I. Alcalá

Hasta hace unos meses el local lo ocupaba la cafetería Vivaldi. FOTO: I. Alcalá

El Ayuntamiento de Vila-seca ampliará las instalaciones de la Policía Local de cara al 2019. Recientemente, el consistorio ha adquirido el local que hace esquina entre las calles de la Font y Sant Antoni -donde estaba la cafetería Vivaldi- para poder extender las dependencias policiales a todos los bajos del edificio anexo a la casa consistorial. Hace unos años, ya compró otros dos locales del mismo inmueble que servirán para completar una remodelación integral que pretende dar respuesta a las necesidades actuales del cuerpo y doblar el espacio disponible.

«El incidente cuando se caló fuego el pasado 17 de agosto en los vestuarios fue el detonante de este proyecto», explica el alcalde de Vila-seca, Josep Poblet. El incendio tuvo lugar en el edificio logístico que la Policía Local posee en la calle Sant Antoni, justo delante de la comisaría. Este equipamiento, de propiedad municipal, cuenta con una planta baja y un primer piso que sirven de almacén logístico, aparcamiento de vehículos, así como de zona de vestuarios para los agentes. La zona afectada por el fuego ya se habilitó y vuelve a estar disponible. Sin embargo, «la ordenanza para el Centre Històric permite edificios de dos plantas más buhardilla, con lo que ahora la previsión es llegar al aprovechamiento urbanístico máximo disponible y construir dos plantas más», cuenta Poblet.

De esta manera, el consistorio pretende liberar al máximo el espacio disponible de oficinas y atención ciudadana para atender el crecimiento que ha sufrido el cuerpo desde la inauguración de las instalaciones, hace casi veinte años, en 1998. Esta remodelación permitirá reordenar todos los despachos y habitáculos de la policía en los bajos, ganando metros cuadrados y generando un nuevo acceso con mayor visibilidad. La comisaría estará conectada con el edificio consistorial, que también podría sufrir alguna modificación en la planta baja.

El alcalde defiende que la comisaría siga en su actual ubicación y afirma que «contamos con un punto de comando en el centro de la población que nos permite trabajar de forma radial con nuestro modelo de guardias de barrio, una policía de proximidad y preventiva». «De ninguna manera queremos dejar este modelo de centralidad que lo tenemos muy validado y que nos ha dado mucho éxito. Ahora lo que haremos es ganar en presencia con más metros de fachada. Es un cambio espectacular para 20 o 25 años más», defiende.

Los servicios técnicos municipales ya están trabajando en la planificación de la ampliación, aunque el proyecto definitivo se encargará a una empresa externa. Los planes del consistorio son acompañar la remodelación con una modernización de todo el material, el mobiliario, las instalaciones y la tecnología de la Policía Local.

«Esta apuesta coincide con otro momento importante -cuenta Poblet-. Se ha ido jubilando toda la estructura de agentes veteranos y ahora tenemos una plantilla prácticamente nueva en un 95%. Una plantilla que crece progresivamente a medida que crece el volumen demográfico. Es un momento de acompañar esta capacidad de gente joven y la fortaleza de la plantilla con una infraestructura más al día. Que necesita más espacio y una nueva reorganización».

Mientras se lleven a cabo los trabajos, los agentes podrán seguir desarrollando la actividad en las instalaciones actuales y no será necesario reubicarlos de forma temporal. Las obras empezarán con la adecuación de los bajos de la calle de la Font y, posteriormente, se ejecutará la ampliación del edificio logístico. Para adquirir el inmueble, el consistorio ha desembolsado 119.000 euros. 

El pleno de Vila-seca debatirá este viernes, a partir de las 21 horas, el presupuesto municipal para el 2018. En el capítulo de inversiones del próximo ejercicio ya se ha incluido la remodelación de la comisaría de la Policía Local. En concreto, se ha dotado una partida para licitar la redacción del proyecto.

La intención es incorporar una mayor inversión en el segundo trimestre a partir del remanente que surja de la liquidación del ejercicio 2017 y que servirá para el inicio de las obras. El coste total de la actuación está por determinar. El objetivo, según Poblet, es tener un proyecto definido y empezar los trabajos a lo largo de 2018 para que la ampliación de la comisaría vea la luz en 2019. 
 

Temas

Comentarios

Lea También