Costa Medioambiente

Vila-seca se doctora ‘cum laude’ en políticas de gestión ambiental

Es la única ciudad de la provincia que cumple con todos los requisitos de la Carta de Aalborg

JORDI CABRÉ

Whatsapp
La reconversión de un vertedero en un parque público es un ejemplo de estas políticas. FOTO: DT

La reconversión de un vertedero en un parque público es un ejemplo de estas políticas. FOTO: DT

Uno de los departamentos cuya labor tiene poca presencia pública es el que gestiona la spolíticas medioambientales de las ciudades y su compromiso a modificar el rumbo de aquella ciudad para que poco a poco sea más sostenible con su entorno natural.

La labor de este departamento y el de sus técnicos es complejo, puesto que la compatibilidad de la economía con la preservación del medioambiente a veces no es una negociación sencilla y muchas veces crea, incluso, confrontación.

Sin embargo, con el paso de los años aquellos compromisos mundiales y que parecen que se conviertan en papel mojado al paso de las semanas ante la falta de compromiso real de las administraciones, no siempre es así y hay ciudades y municipios que realmente se implican, se mojan y buscan un cambio de políticas municipales teniendo en cuenta el medioambiente.

Estos días la Sindicatura de Comptes de Catalunya, órgano fiscalizador del sector público, ha hecho público un informe sobre los servicios municipales y gestión ambiental en aquellas localidades y ciudades que superaban el 1 d eenero de 2017 los 10.000 habitantes.

El estudio contemplaba el análisis de las políticas municipales de 121 localidades, si bien Argentona quedó excluida al no presentar la documentación requerida por la Sindicatura de Comtes. Así, de los 120 candidatos, 15 son de la provincia de Tarragona, 11 del Camp y 4 de Terres de l’Ebre.

Fases y criba

El informe deja claro que intenta verificar si realmente las grandes poblaciones catalanas (es el 81,5% del total del censo de Catalunya, fijado en 7,5 millones) están comprometidas con el medioambiente y sus actuaciones llevadas a cabo en estos últimos años acreditan el compromiso adquirido tiempo atrás con la aprobación de una Agenda 21 y una suscripción a la Carta de Alborg, el documento mundial que daba el primer paso hacia la cración de un planeta más sostenible.

De las 120 localidades, sólo seis han pasado todas las fases y han acreditado ante los inspectores de la Sindicatura de Comptes que las políticas medioambientales están activas y forman parte de todo el proceso de la administración municipal.

Entre los seis municipios que han logrado superar todas las fases está Vila-seca, la única ciudad de fuera de las comarcas de Barcelona que obtiene este reconocimiento oficial de la Sindicatura de Comtes.

Vila-seca se ha sumado a la Carta de Aalborg y está desarrollando una agenda 21 local; ha llevado a cabo un diagnóstico medioambiental, ha reconducido políticas locales anteriores a la Agenda 21 para que sean compatibles con ésta, tiene una comisión de seguimiento, evalua sus acciones con un sistema de indicadores y finalmente ha emitido una declaración ambiental.

Si Vila-seca y otros cinco municipios de la provincia de Barcelona han demostrado su compromiso en materia medioambiental (lo que acredita el trabajo muchas veces desapercibido de sus técnicos), el resto de ciudades todavía tienen deberes, ya que solo cumplen con algunas de las fases analizadas. El informe aplaude a las seis localidades y a su vez reclama al resto de que asuman los compromisos adquiridos.

Temas

Comentarios

Lea También