Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Cortan el agua de las fuentes y no descartan restricciones en Roda de Berà

Al bajar los niveles del Pozo de Cal Llorenç, el consistorio también
ha decidido utilizar agua no potable para la limpieza de las calles

| Actualizado a 14 julio 2022 07:00
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Los problemas de escasez de agua se están repitiendo en demasiados municipios durante este verano. Ya explicábamos en el Diari situaciones como las de La Pobla de Montornès, donde el consistorio había decidido cortar el suministro de las 00.00 horas a las 6 de la mañana, concretamente en la urbanización del Castell. Bonastre o Banyeres del Penedes son otros ejemplos, a los cuales ahora se suma Roda de Berà.

Según ha podido conocer este medio, en el municipio rodense ya se están llevando a término algunas acciones para ayudar a amortiguar la escasez de agua. El Ayuntamiento ha detectado que los niveles de agua del Pozo de Cal Llorenç han disminuido. Es un hecho que ya se produjo en el 2020 y que se ha repetido ahora. El 5 de julio el consistorio detectó dicha anomalía y se ha puesto manos a la obra. Las acciones que ha puesto en marcha son varias, en una primera fase. No se descartan soluciones más drásticas si no es suficiente con esta batería de medidas. Concretamente, son seis las palancas que ha activado el Ayuntamiento.

Para empezar, se instalarán contadores en fincas rústicas anexas al trazado de la red municipal. Cabe recordar que, históricamente, el consumo de agua de este tipo de fincas no ha sido regulado, ya que, en un convenio firmado en el 1975, se dictaba que mientras hubiese sobrante de agua, se podía aprovechar la instalación. Teniendo en cuenta la situación actual, la cosa cambia. Cuando el proyecto quede licitado y ejecutado, se informará a los afectados mediante trámite de urgencia para que ellos puedan solicitar al Ayuntamiento el alta en el servicio de suministro de agua.

Reducirán la frecuencia de riego en zonas verdes y se harán campañas informativas

El segundo punto pasa por optimizar el consumo de agua. ¿Cómo hacerlo? De momento, ya se han instalado pulsadores de descarga de cisternas en todas las dependencias municipales, así como detectores de movimiento en los grifos de las instalaciones deportivas. Además, se reduce la frecuencia de riego en zonas verdes con agua potable, se corta el agua de fuentes ornamentales, se reduce el consumo de agua de las fincas rústicas que no sea para uso de boca y se utilizará líquido no potable para limpiar las calles del municipio. En una segunda fase, si es necesario, se reducirá la presión del agua para la redistribución de agua de pozos para poder dar descanso a los suministros más explotados, amén de buscar fuentes de suministro alternativas. Si empeorase la cosa, se aplicarán restricciones. La tercera medida se basa en campañas informativas para acabar reduciendo el consumo.

La zona sur, sin estos problemas

Cuando hablamos de situación complicada en relación con el agua, lo hacemos de la zona norte del municipio, ya que la sur se abastece del Consorcio de Aguas de Tarragona (CAT). Conseguir que todo el municipio pueda recibir el agua del Ebre sería lo ideal, aunque todavía falta para que los pozos dejen de ser imprescindibles en dicha zona.

De momento, lo que sí está realizando el Ayuntamiento son mejoras en la renovación de la red de agua, cambiando tuberías. En este sentido, se está priorizando la red de Baramar. Finalmente, las dos últimas medidas son renovar contadores domésticos (de los 3.445 que hay instalados en la zona norte, 3.059 son antiguos, y se deben cambiar según una orden ministerial) y tramitar los expedientes con fraude de agua, para evitar este tipo de acciones.

Comentarios
Multimedia Diari