Echan a cuatro okupas de una casa de Cambrils

Cuatro adultos, de unos veinte años de edad, entraron en una vivienda en la noche del día 30 y fueron desalojados al alba del día siguiente. Fue un familiar que se percató de la luz en una habitación cuando la vivienda estaba sin nadie

| Actualizado a 06 abril 2022 17:15
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

La Policía Local de Cambrils abrió un expediente a cuatro jóvenes okupas, tres hombres y una mujer, que habían entrado de forma ilegal en una vivienda de Cambrils la semana pasada. Lo hicieron de noche y una luz encendida cerca de las 5.30 horas de madrugada permitió descubrir el allanamiento de morada y poder sacarlos (la Policía Local)  "en caliente".

La okupación ocurría en la noche del miércoles 30. La casa tiene un almacén y una zona de vivienda. Los cuatro jóvenes (menores de 30 años) entraron posiblemente por una ventana y en las pocas horas de estancia empezaron a "vaciar" la vivienda y a colocar todas las pertenencias de sus propietarios en una habitación. La casa pertenece a una familia cambrilense de varios hermanos y en ella nadie duerme, pero se hace vida todos los días, explican fuentes de la familia.

En la madrugada del día 31, una luz fuera de las horas habituales alertó a uno de los titulares de la casa. Tras comprobar que nadie de la familia estaba dentro de la casa a esas horas de la noche, se llamó a la Policía Local de Cambrils alertando de una probable okupación.

Los agentes llegaron a la dirección facilitada y tras muchos intentos verbales de que salieran por su propio pie, se tuvo que abrir la puerta de forma brusca, descubriendo que había cuatro personas que habían okupado la vivienda.

Uno de ellos intentó argumentar que era suya y que había pagado dinero para quedársela. Ningún documento podía acreditar su versión. Tampoco había llave para entrar, sí bombines listos para cambiar en las próximas horas. Tras un diálogo entre Policía Local y okupas (la familia se le pidió que se apartara de aquella conversación), estos se marcharon de la casa poco antes de las 8 de la mañana de mala gana.

La familia cerró la vivienda y fue a la comisaría a presentar denuncia. Falta conocer los daños de la okupación, que son muchos tanto económicos como sentimentales, admiten fuentes de la familia.

Comentarios
Multimedia Diari