Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

La Generalitat aumenta la vigilancia a los centros de buceo ‘piratas’ de la costa

La vuelta a la normalidad en el turismo reactiva esta práctica de ocio marítima y las empresas dedicadas a este sector deben cumplir un exhaustivo control para ser validadas

| Actualizado a 30 abril 2022 17:58
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

El 8 de agosto de 2021, en Calafell, se produjo la muerte de dos submarinistas que participaban en un bautismo de buceo. 15 días después, un joven portugués estuvo al borde de perder la vida en una inmersión en el espigón que separa la playa de La Pineda con Cap Salou. Los dos casos pusieron el foco en el porqué ocurrió y a continuación si las empresas que ofrecían aquella actividad turística tenían los papeles en regla. En el primer caso, según confirman fuentes de la Generalitat, la empresa carecía de la autorización para dar bautizos y en el segundo, la autorización estaba en trámite, lo que tampoco permitía todavía ofertar actividades de buceo.

Los dos sucesos fueron suficientemente motivadores para que este año los controles y vigilancia de los centros de buceo sean más persistentes, pero a su vez también se intenta detectar y cerrar aquellos que incumplen la norma y ponen en riesgo a las personas.

Protocolo y controles

La Direcció General de Política Marítima i Pesca Sostenible ha publicado un «programa de seguimiento, control, vigilancia e inspección de actividades maríticas de Catalunya». Hay 572 empresas legales divididas en academias náuticas, centros náuticos y centros de inmersión. En este último apartado, Catalunya tiene 225 centros, de los cuales 25 están ubicados en el litoral tarraconense, desde Cunit hasta Les Cases d’Alcanar.

Fuentes del Departament d’Acció Climàtica, Alimentació i Agenda Rural, conselleria a la que pertenece la Dirección General de Política Marítima i Pesca Sostenible, explican que «Catalunya es uno de los territorios de España donde hay gran actividad de buceo, por detrás de Canarias y las Islas Baleares». Aunque las Illes Medes, en la Costa Brava, es el punto más frecuentado, las mismas fuentes admiten que la Costa Daurada y Terres de l’Ebre tienen mucha demanda y hay zonas muy atractivas para hacer buceo. Ello implica que en el territorio se ubiquen empresas que ofertan inmersiones, bautizos de buceo y cursos especializados.

Pero para poder ofrecer esta posibilidad al turismo o a la gente del territorio, la exigencia debe ser máxima. Y más cuando la muerte de los dos submarinistas en 2021 sacó a la luz las irregularidades demasiado extensas que hay en este sector concreto del mundo náutico.

En Tarragona hay 25 centros autorizados, 19 de los cuales con actividad a día de hoy (los otros quizá abran puertas a medida que llegue el verano). Uno de ellos es Mar de Hielo, un negocio nacido en 2017 como club deportivo (solo válido para socios) y convertido en empresa turística especializada un año más tarde.

$!La Generalitat aumenta la vigilancia a los centros de buceo ‘piratas’ de la costa

Sergio y Pilar están al frente de un equipo que está formado por cuatro personas todo el año (instructores expertos) y que se ampliará en verano para absorber la demanda turística que se espera. En las oficinas, en el puerto deportivo de Tarragona, las carpetas con documentación están siempre a mano.

«Ya hemos pasado una inspección en lo que llevamos de año y sabemos que vendrán muchas otras. Lo tenemos todo a mano para facilitar las cosas, ser transparentes y demostrar que cumplimos a rajatabla lo que marcan las diferentes normativas que rigen el sector», explican.

La Generalitat tiene a sus inspectores, que este año además están coordinados con Capitanía Marítima. Ambos equipos son los que deben visitar estos centros ya acreditados para que cumplan la normativa. Sin embargo, desde la empresa tarraconense remarcan que estos controles exhaustivos deben ampliarse a todas las empresas que ofrecen estos servicios de buceo para detectar las que incumplen y cerrarlas si es necesario.

Desde la Generalitat se admite que se han realizado cursos para formar a Mossos y también hay unidades en la Guardia Civil, competentes en el litoral, para vigilar estas activades. Las mismas fuentes reconocen que es un trabajo necesario y que debe contar con la colaboración de todos, incluyendo clientes. Y recuerda que los únicos centros legales están en la página http://agricultura.gencat.cat/ca/ambits/nautica-busseig/centres-activitats-maritimes/centres-immersio/

Comentarios
Multimedia Diari