Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

La víctima de la ‘manada’ de Cambrils declara en la Audiencia de Tarragona

Primer día de juicio contra tres hombres acusados de violar a una joven en la verbena de Sant Joan de 2019. Fiscalía pide 15 años de cárcel para cada uno y la acusación particular, 45.

| Actualizado a 19 septiembre 2022 18:35
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

La sección segunda de la Audiencia Provincial acoge desde este lunes el juicio de una violación múltiple perpetrada en un piso de Cambrils en 2019. Los primeros testigos que han declarado al juicio han ofrecido versiones diferentes de los hechos.

El fiscal pide 15 años de prisión por cada uno de los tres acusados (dos vecinos de Salou y uno de Cambrils) de un presunto delito continuado de agresión sexual en concurso ideal con un delito de lesiones.

La acusación particular reclama 45 años por cada uno de ellos, puesto que considera que perpetraron una violación y además fueron coautores de los dos cometidos por los otros sospechosos. Las defensas piden la absolución puesto que afirman que la relación fue consentida. Los juicio se alargará hasta el mes de octubre puesto que hasta entonces no se podrán practicar las pruebas periciales.

La primera al declarar ha sido la presunta víctima de haber sido violada por tres hombres al mismo tiempo. La mujer ha ofrecido su testimonio acompañada de dos amigas para apoyarle y en la sala se ha colocado una mampara que la separaba de los tres acusados para que no pudieran mantener contacto visual. La declaración no ha podido ser seguida por los medios de comunicación.

A continuación ha declarado una amiga de la mujer que estaba en la casa donde se produjeron los hechos. Las dos estuvieron durante la noche a una discoteca de Salou donde había estado trabajando la víctima y después decidieron seguir de fiesta ven la casa de una una persona que habían conocido aquella misma noche y que es hermana de uno de los acusados.

Según ha dicho, se encontró la mujer en la cama con uno de los hombres y le dijo: «amiga, sácame de aquí». «Se incorporar a medias, la ayudé y salimos de la habitación», ha relatado, mientras era increpada por uno de los acusados.

En su declaración ha indicado que después se cerraron en el lavabo y la víctima «se echó a llorar y a vomitar». Tal como ha detallado, quisieron marcharse y uno de los acusados -el propietario del piso de Cambrils- llamó a un taxi, y salieron por una puerta en la que no había mucha gente, puesto que a la vivienda en aquel instante había una quincena de personas.

Al cabo de unas horas, y aconsejadas por una conocida, pusieron una denuncia a los Mossos d’Esquadra. Finalmente, ha afirmado que desde entonces la mujer ha sufrido problemas de ansiedad y miedos: «Todavía no ha llegado a ser la que era», ha señalado.

A continuación ha declarado la propietaria de la casa y hermana de uno de los acusados. Su versión ha sido muy diferente.

Ha explicado que la presunta víctima primero había mantenido relaciones sexuales con otro hombre que estaba en la fiesta y que después se fue a la cama con los tres acusados. En un determinado momento ella abrió la puerta de la habitación donde estaban.

Según ha declarado, la víctima «estaba atareada», «muy alegre», manteniendo relaciones «con los tres a la vez». Incluso ha detallado que, en el instante que vio, observó que la mujer le estaba haciendo una felación a uno de los hombres mientras otro le practicaba sexo anal.

Posteriormente, ha negado que la mujer y su amiga se cerraran mucho rato en el lavabo y ha asegurado que estuvieron conversando en el pasillo con otras personas. Finalmente, y antes de marcharse en taxi, ha afirmado que la presunta víctima le dio un beso en la boca a su hermano. A preguntas de la defensa ha reiterado que «por supuesto que no hubo ninguna agresión».

El tercer testigo del día ha sido el de una mujer que estaba en la casa en el momento de los hechos. A pesar de que ha reconocido que no presenció ninguna escena, ha destacado que tampoco sintió que nadie gritara ni pidiera auxilio. «Estaba durmiendo y no oí ruido fuerte, porque si hubiera sido así, me habría despertado», ha asegurado. «A mí me lo explicaron, y nos pensábamos que era sexo consentido. Nadie habló de ninguna violación», ha apuntado.

Este martes habrá más declaraciones de testigos. Las pruebas periciales y la declaración de los acusados no se hará hasta el 7 de octubre.

Comentarios
Multimedia Diari