Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Las obras en el solar de la antigua aduana de Salou podrían comenzar en unas semanas

El Ayuntamiento entregará en breve la nueva licencia de obras a la empresa promotora. El proyecto pretende levantar un edificio de cuatro plantas con 121 apartamentos turísticos

| Actualizado a 29 septiembre 2022 07:00
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

La situación del solar de la antigua aduana podría desbloquearse de forma definitiva y empezar a ver máquinas trabajando en unas pocas semanas. El Ayuntamiento de Salou entregará en los próximos días una nueva licencia de obras a la empresa promotora. Hace unos meses, se dio por caducada la licencia inicial, que se otorgó en 2020, y el consistorio está acabando de revisar la documentación aportada por la empresa para dar luz verde de forma definitiva al inicio de los trabajos. El proyecto, que pretende levantar un edificio de apartamentos turísticos, debe servir para poner fin a casi 20 años de paralización.

La empresa propietaria, Amsamar, ya ha llevado a cabo en las últimas semanas una limpieza del solar y una serie de prospecciones sobre el terreno, tal y como le ha solicitado el Ayuntamiento de Salou. Actualmente, está a la espera de la revisión de un último informe que podría llegar en escasas semanas. A partir de ahí, tendrá vía libre para levantar la edificación, con un plazo de ejecución máximo de dos años. La sociedad promotora, radicada en Zaragoza, ha mantenido siempre su intención de tirar adelante la construcción.

El proyecto prevé levantar un edificio de cuatro plantas que albergará 121 apartamentos turísticos. La parcela, con 2.200 metros cuadrados de superficie, incluirá también dos plantas subterráneas destinadas a aparcamiento con alrededor de 130 plazas. Asimismo, el futuro complejo prevé destinar los bajos del inmueble a locales comerciales y contará también con piscina en el exterior.

Estos avances en la tramitación urbanística se dieron a conocer ayer en el pleno municipal a una pregunta del concejal del PP, Mario García. El portavoz popular expresó su preocupación por las molestias que podría ocasionar una construcción de esta envergadura en uno de los puntos neurálgicos de la ciudad. En este sentido, el concejal de Gestió del Territori, Marc Montagut, detalló que la tramitación de la licencia se encuentra en un estado «muy avanzado» y que los técnicos municipales están trabajando ya en una serie de medidas para minimizar el impacto en el día a día de vecinos, restauradores y comerciantes de la zona mientras se ejecuten las obras.

«Un revulsivo importante»

Por su parte, el alcalde, Pere Granados, mostró su satisfacción porque finalmente se desbloquee el asunto y expresó que «será un revulsivo importante para la economía de la calle Barcelona». Asimismo, Granados manifestó que «lo más importante de todo es que la propiedad ha decidido empezar las obras. Será con molestias, pero las mínimas posibles».

El terreno de la antigua aduana, situado en plena calle Barcelona, entre las calles Llevant y Major, se ha convertido en uno de los puntos negros en una de las zonas más transitadas de Salou. Hace 16 años, en 2006, se demolía la antigua edificación, construida durante los años 20 y declarada en ruinas después de que se derrumbara de forma parcial. Desde entonces, el solar ha permanecido vallado y sin usos. La polémica, no obstante, viene de atrás, cuando se aprobó el POUM en octubre de 2003.

El planeamiento urbanístico modificaba los usos del solar, de hotelero a residencial, lo que provocó que la propiedad interpusiera un recurso. En 2010, una sentencia del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJCat) reconocía el derecho de la empresa a reclamar una indemnización por los perjuicios ocasionados. No fue hasta 2017, tras diferentes recursos por ambas partes, que el Ayuntamiento recibió la cifra final de la indemnización que tuvo que pagar, de 4,2 millones de euros.

Cabe recordar que la edificación del aparthotel servirá también para devolver a su emplazamiento original la fuente de Ferran VII, que fue inaugurada en 1828 y se desmontó y almacenó después del derribo de 2006. Esta fuente forma parte del Catálogo de Bienes protegidos de Salou.

Comentarios
Multimedia Diari