«La música es lo más democrático y libre que hay»

Los Secretos, de Álvaro Urquijo, interpretarán sus himnos mañana en el pabellón municipal, a partir de las 19.30 horas

MARC LIBIANO PIJOAN

Whatsapp
El cantante y guitarrista de Los Secretos, Álvaro Urquijo. FOTO:@eclectica.es

El cantante y guitarrista de Los Secretos, Álvaro Urquijo. FOTO:@eclectica.es

Álvaro Urquijo (Madrid, 1962) y los históricos Los Secretos aterrizan mañana en La Pobla de Mafumet para ofrecer los mejores temas de su extensa carrera. Las entradas se han agotado y el concierto, organizado por el Ayuntamiento, donará todos los beneficios a La Marató.

En su libro Siempre hay un precio habla de las drogas con valentía y normalidad.

No lo hago desde un punto de vista crítico, intento explicar que es uno de los problemas que nosotros nos encontramos con 19 o 20 años. La droga y el Sida estaban muy instaurados en la sociedad y en aquellos tiempos había muy poca información. Fue uno de los grandes errores que cometimos, aunque ni yo ni mi hermano Enrique fuimos tan adictos como se ha dicho. Creo recordar, en mi caso, que a los seis meses lo dejé porque vi que era un camino equivocado.

¿Elevar la figura de su hermano Enrique como artista ha sido una de sus grandes inquietudes desde que murió?

Es indudable y creo que lo he conseguido. Enrique, hoy, está en un lugar mucho más confortable que hace 10 años porque ha dejado un legado musical increíble. De su muerte se escribió mucha literatura, cuando por aquel entonces Enrique estaba limpio. Los expertos que lo trataban nos avisaron de que, en cualquier momento, podía haber una recaída y así ocurrió, con la mala fortuna de que aquella recaída se lo llevó por delante. Desde su muerte (1999) he intentado solventar los asuntos económicos de su hija para que disfrute de una buena vida y dignificar la figura de Enrique, porque creo que aportó muchísimo a la música.

¿Estamos hablando de una de las figuras de la música española de los 80 y 90?

Estoy convencido y la prueba es que las canciones de Los Secretos siguen vigentes. Él era una persona muy creativa, muy inteligente, pero con una tendencia depresiva. Enrique fue un tipo muy brillante, anteponía la música a lo comercial y al márqueting. En Los Secretos nunca hemos hecho canciones para vender, las hemos hecho para enriquecer nuestras inquietudes y crecer como grupo con aquello que nos gusta. Te voy a poner un ejemplo; el tema Pero a tu lado es de un disco que sacamos en 1995 llamado Dos caras distintas. No vendió nada. Incluso la compañía decidió sacar un recopilatorio poco después para compensar. En cambio, esa canción ha sido la que más descargas y escuchas ha tenido de toda nuestra carrera.

Le voy a contar una anécdota con Pero a tu lado. En la carrera, una compañera de clase adaptó esa canción a un trabajo que debíamos presentar en público. Era como la banda sonora. Después de su exposición salimos todos emocionados de la clase.

Es fantástico, con esa canción tenemos muchas anécdotas. Una vez, a través del Whatsapp, me llegó que se había hecho viral un vídeo de una familia que conservaba hasta cuatro sagas distintas. Vivían en diferentes países y se dedicaron ese vídeo, que corrió muchísimo por la red. El tema de la producción era Pero a tu lado. Creo firmemente que la música es lo más libre y democrático que hay y estos hechos lo demuestran claramente. Une a las personas.

¿Como se han mantenido actuales las canciones de Los Secretos?

Es matemática pura. Un grupo sin público, no es nada. Somos el resultado del deseo que tiene la gente de volvernos a ver. Evidentemente, las canciones se conservan en este tiempo porque creo que son buenas. Nunca fuimos una banda número uno en ventas ni en caché, pero tenemos una carrera de 40 años y eso nos define. En los conciertos nos encontramos con público de todas las edades, incluso familias enteras que vienen a escucharnos.

Leí que su padre no se tomó muy bien que tanto usted como sus hermanos quisieran dedicarse a la música.

Se lo tomó fatal y eso que él era un apasionado. Se enfadó muchísimo, incluso nos escondió los instrumentos. Hasta el punto que ensayábamos a escondidas en un piso que tenía nuestro batería. Sino recuerdo mal, a nuestro padre no le dijimos nada hasta que habíamos grabado nuestro primer disco, le enseñamos todos los contratos para que se diera cuenta de que aquello iba en serio. Imagínate, en los años 80, lo que costaba entender aquello, todos querían que estudiáramos para médicos o abogados. Ahora, los padres llevan a sus hijos a los concursos de música.

Usted tiene una hija de 19 años. ¿Qué le diría si quisiera dedicarse a la música?

La apoyaría con mi experiencia, aunque ahora ella ha decidido estudiar en Londres. Es un persona muy madura para la edad que tiene. Tanto ella como mi sobrina, la hija de Enrique, ya han visto tocar en directo a Los Secretos y eso es algo que me hace feliz, porque han podido comprobar y disfrutar de todo el trabajo que hemos realizado durante 40 años de carrera.

Por cierto, ¿qué púa de guitarra va a utilizar en el concierto de la Pobla de Mafumet?

Casi siempre llevo una Dunlop y seguramente en Tarragona será la que utilizaré. Sinceramente, tenemos muchas ganas de tocar allí, viajamos el mismo día con nuestra furgoneta, como en los buenos tiempos, aunque ahora las carreteras han mejorado mucho.

Temas

Comentarios

Lea También