Más de Cultura

Vislumbrar los caminos de la soledad

Ensayo. Quince autores, entre ellos la vendrellense Sílvia Edo, enseñan a disfrutar de la parte positiva del aislamiento

Sílvia Fornós

Whatsapp
La vendrellense Sílvia Edo es óptica y optometrista. En el libro ‘15 miradas a la soledad’ ha escrito sobre el vínculo de la soledad y la felicidad. FOTO: Alba Mariné

La vendrellense Sílvia Edo es óptica y optometrista. En el libro ‘15 miradas a la soledad’ ha escrito sobre el vínculo de la soledad y la felicidad. FOTO: Alba Mariné

Cambiar de trabajo, mudarse de casa, romper una relación, la pérdida de un ser querido. Aunque a priori son circunstancias que no tienen demasiado en común, pueden empujarnos hacia el camino de la soledad. Por esta razón, quince autores, entre ellos la vendrellense Sílvia Edo, firman el libro 15 miradas a la soledad (Arcopress), en el que cada uno de ellos enfoca desde una perspectiva diferente la parte más positiva de la soledad.

«El proyecto surgió después de realizar el programa formativo ‘Tu Éxito Editorial con el método MAPEA’, impartido por Roger Domingo. Uno de los participantes, Simón Hergueta sugirió publicar un libro entre diferentes autores y que cada uno escribiera un capítulo. Una vez nos pusimos de acuerdo, él mismo tuvo la idea de escribir sobre la parte más positiva de la soledad», explica Sílvia Edo. Junto a ella, el resto de autores son: Amparo Machí, Antoni M. Lluch, Antonia Portalo, Antonia Peiró, Cruz Galdón, Francisco Abián, Fran Guillén, Irene Arnanz, Katja Borngräber, Mar del Olmo, Marianna Nessi, Nuria Hernández, Rafael Guerrero y Simón Hergueta. El prólogo es de Roger Domingo. 

«Cada vez hay más personas que están solas; una soledad que, en ocasiones, se entiende desde la negatividad, se asocia a las personas mayores… Cuando es un aspecto que afecta a toda la humanidad», afirma Sílvia Edo. Por ello, entre todos los autores de este ensayo vislumbran las causas y posibles soluciones a la soledad; cuentan su propia experiencia; buscan respuestas en la filosofía y en la espiritualidad; se acercan a la soledad desde y para la empresa y desde el deporte; escriben desde sus propias entrañas y también desde el vacío de la pérdida; se acercan a la soledad de un adolescente; y, por último, encuentran en la soledad una aliada para encontrar la felicidad. 

Sobre su capítulo, la vendrellense explica que, «por mi profesión de óptica optometrista, mi planteamiento inicial fue hablar de la relación entre la soledad y las personas mayores que tienen problemas de visión y viven solas… Pero después, inspirándome también en los relatos de los demás autores, cambié el planteamiento y me decanté por escribir sobre cómo la soledad puede guiarnos en el camino hacia la felicidad». Al respecto, reconoce la autora, «desde los 18 años vengo leyendo libros de autoayuda para estar bien y feliz en la vida, y por ello he querido transmitir como he evolucionado y cambiado en el proceso de ser feliz. Por esta razón, he querido destacar los aspectos internos de la soledad, que a la vez te hacen reconocerte y aceptarte, para ser feliz». 

Por esta razón, el ensayo 15 miradas a la soledad, «se presenta con un doble objetivo: por un lado, trata de anular la parte más negativa del aislamiento, el que hace daño, para que esa carencia no nos afecte por más tiempo; y por otro, este libro nos enseña a disfrutar de la soledad positiva, presentando una serie de razonamientos que ofrecen una perspectiva poliédrica sobre la soledad».

La felicidad
«He vinculado la soledad y la felicidad para romper con el estereotipo de que la soledad siempre es algo negativo», afirma Sílvia Edo. 

A la pregunta de si a través de la soledad se puede alcanzar la felicidad, la vendrellense responde que «desde mi punto de vista, sí». «Se puede lograr, pero requiere un trabajo de autoconocimiento personal –interno y profundo– porque conversar con uno mismo, no siempre resulta fácil», explica la autora y justifica que «por esta razón, muchas veces preferimos estar en compañía porque la propia soledad te puede hacer ver cosas de ti mismo que puede que no te gusten». Por ello, confiesa que «este trabajo sobre las diferentes miradas a la soledad ha sido un reto para mí, pero pienso que el tema del aislamiento es bastante importante para aportar un pequeño grano de arena». 

Sobre los aspectos positivos de la soledad, Sílvia Edo recuerda que «durante el proceso de escritura, me di cuenta de que soledad y solitud no significan lo mismo, ya que mientras que la soledad sí que es un concepto negativo porque hace que una persona se sienta apartada de una sociedad o aislada de una ambiente; la solitud es el aspecto positivo que te permite conocerte, es decir, es estar solo por voluntad propia y disfrutarlo. Son momentos de crecimiento personal que te permiten escuchar tus pensamientos, y que te pueden aportar tranquilidad y ver la vida de una manera más clara». 

¿La soledad tiene cura? Sílvia Edo responde que «actualmente, estamos en un momento socioeconómico muy complejo que nos ha obligado a renunciar a la parte más humana de las relaciones humanas –abrazos y besos– para estar detrás de una pantalla», quien al mismo tiempo recalca que «puede haber una cura a la soledad siempre y cuando volvamos a poner en valor las relaciones personales y las personas en sí». 

Temas

Comentarios

Lea También