Whatsapp Diari de Tarragona
  • Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
    Secciones
    Canales
    Diari
    Comercial
    Nota Legal
    • Síguenos en:

    ‘Proso Modo’, una fábula entre el procés y la pandemia

    El poeta tarraconense Juan Carlos Elijas presenta su primer libro en prosa esta tarde en el Centre Cultural Antic Ajuntament

    17 marzo 2023 21:39 | Actualizado a 17 marzo 2023 21:53
    Se lee en minutos
    Participa:
    Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
    Comparte en:

    Un diario, un poema épico, un poema lírico, escenas de teatro, novela histórica, thriller, picaresca y de terror, de aventuras o bizantina. Todo ello es Proso Modo. Diario, fábulas y peripecias de Jordi Coboia: pandémico y terrestre, el primer libro en prosa de Juan Carlos Elijas, publicado por Reino de Cordelia, una primera incursión tras muchos años de cultivar el verso. «Hay pequeñas dosis de muchísimos géneros literarios y mi trabajo ha sido equilibrarlo, crear un ritmo de lectura para el lector y, al mismo tiempo, agradable de leer. Esa es la dificultad», comenta Elijas, quien presenta la novela esta tarde en el Centre Cultural Antic Ajuntament, en Tarragona, a las 18 horas, de la mano de Gustavo Hernández.

    $!‘Proso Modo’, una fábula entre el procés y la pandemia

    Proso Modo arranca con un ejercicio de metaliteratura en el que el narrador recela de escribir sobre el procés catalán, como le pide su editor aunque, finalmente, acabará cediendo. «No es el tema fundamental, pero era una necesidad que la propia novela exigía. Un fondo sociopolítico, de confinamiento, en el que se marcaba un momento histórico en Catalunya», dice Elijas. Procés y pandemia con un narrador, Jordi Coboia que puede ser Juan Carlos Elijas, su alter ego o ninguno de los dos. El lector decidirá. En cualquier caso, Coboia relata Proso Modo en situación de confinamiento, en su casa situada en el Olivo, la colina por donde entraron las tropas de Napoleón en 1811. «Es el momento histórico crucial en el que Tarragona empieza a vencerse. Es cuando la población se incrementa muchísimo, en miles de personas, para quedar prácticamente desierta de nuevo, tras el sitio del general Suchet que, si no hubiera parado el ataque no habría quedado nadie», destaca el autor.

    En sus diatribas personales, íntimas o monólogos introspectivos, Coboia reflexiona sobre la guerra de la independencia española, conocida como del francés, pero también sobre su novela, la que está escribiendo, siempre en continua construcción y una de las cuestiones que surgen, quién sabe si en el momento de calma que le aporta tender la colada, es la del idioma. ¿Castellano o catalán? ¿Galdós o Narcís Oller? «He sido Narcís Oller, quien en La febre d’or cuenta la sociedad que está viviendo en aquel momento. Es lo que hay en Proso Modo. El vértigo de contar lo que vives es distinto a explicar algo que ya ocurrió. Y Galdós hace eso», sostiene Elijas.

    La obra es un ejercicio de metaliteratura con un «despliegue humorístico o irónico»

    Y si continuamos entre escritores, Elijas se desmarca descaradamente de William Faulkner, en el mismo momento en que crea a Coboia. «La lectura de Faulkner no es sencilla porque sus personajes deambulan huérfanos de un triste narrador que los conduzca un poco. Entonces, yo creo que soy más buena persona que Faulkner y los acompaño por sus aventuras. Son entrañables, una colección de locos acompañados por un chiflado que los narra, con una relación cordial entre todos. Incluso hasta lo que pueda parecer más antagónico, que son las percepciones sociopolíticas, están creadas con mucho aprecio». Efectivamente, Proso Modo es una novela muy tarraconense en la que los diálogos sobre el procés se van retomando, aquí y allá, entre otras muchas situaciones. «Nos debíamos algo la ciudad y yo», asegura Elijas. «Había hecho alguna otra cosa en poesía, pero el canto lírico no permite este despliegue que yo creo humorístico o irónico. Por el contrario, si se quiere ver como una sátira, es una sátira blanca, sin ánimo de ofender».

    Esa intención de no agraviar parte, justamente, de una pancarta, de las tantas que se pintaron aquellos meses, que pertenecía a una niña y que decía: A lo mejor con un poco menos de razón, tendríamos un poco más de paz. «Me parece tiernísimo y fue ese mensaje el que me guio porque cuando las personas se tienen afecto, no hay nada que pueda estar por encima de su amistad». Sin embargo, eso no es del todo cierto en el caso catalán. «En mi novela, sí. Y este es el mensaje que quisiera dar. Mi novela respira felicidad», concluye.

    Comentarios
    Multimedia Diari