Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes Baloncesto #Tiempo muerto

CB Morell, básquet en femenino

El club, que preside desde hace seis años Rosa Maria Sánchez, destaca por tener en sus filas a ocho entrenadoras en los equipos de su base La entidad azulada ha adaptado los horarios para conciliar la vida familiar y permite que sus jugadoras acudan con sus hijos a los entrenamientos y los partidos

Shaila Cid

Whatsapp
Representación femenina del CB Morell en el Pabellón Municipal. FOTO: ALBA MARINÉ

Representación femenina del CB Morell en el Pabellón Municipal. FOTO: ALBA MARINÉ

La presencia de la mujer en las estructuras de los clubs deportivos suele ser una figura difícil de encontrar. Por suerte, el baloncesto es uno de los deportes más extendidos en el género femenino. El CB Morell es uno de los clubs de la provincia que cuentan con un mayor porcentaje de mujeres en los diferentes estamentos, entre un 45 y un 50%. Un ejemplo de ello es su presidenta, Rosa Maria Sánchez, sus entrenadoras, la secretaria, la fisioterapeuta y más de un centenar de jugadoras.

La entidad morellense se fundó en los años 80 y años más tarde, en los 90, ya contaba con equipos femeninos y masculinos. Poco a poco, el club fue creciendo y, actualmente, mueve a más de 300 personas, de las cuales unas 260 son jugadores repartidos en 24 equipos y cerca de 40 personas entre técnicos, junta directiva, colaboradores y representantes. Su masa social lo hace excepcional, teniendo en cuenta que El Morell sólo tiene 3.500 habitantes.

De los 24 equipos, dos son mixtos y diez son conjuntos femeninos que compiten desde las ligas de básquet escolar hasta Primera Catalana. Y, aunque es más fácil encontrar a hombres entrenadores, en la entidad azulada hay hasta ocho mujeres que dirigen once equipos, desde el Col·legi Pere Virgili Vilallonga hasta la categoría de cadete.

Jess Vidal, Àngela Ferreres, Meritxell López, Núria Herrera, Ana Martínez, Maria Parés, Blanca Parés y la veterana Yolanda Pueyo son las entrenadoras del club morellense. La mayoría de ellas, a parte de dirigir, juegan en el primer equipo de Primera Catalana Femenina y en el senior B de Tercera Catalana. Núria Herrera es la única de ellas que entrena a dos equipos masculinos, el alevín azul y el prebenjamín, mientras que Marta y Blanca Parés se encargan de los dos equipos mixtos.

Uno de los pilares más importantes del club es su presidenta, Rosa Maria Sánchez, aunque todos la conocen como ‘Cuqui’. Sánchez lleva ya seis años en el cargo, pero antes ya había formado parte de la junta del club. «Que yo sea presidenta debería ser algo normal, pero en realidad es una excepción», reconoce. Llegar hasta aquí no fue nada fácil, pero su valentía y la fuerza que transmite al hablar con ella ayudaron. Además de las jugadoras/entrenadoras y la presidenta, la secretaria, Conxi Navarro, y la fisioterapeuta, Anna Segura, cierran las filas femeninas del club.

El hecho de que haya mucha figura femenina «no es una máxima del club, se trata de que las personas sean válidas», afirma Rosa Maria, que se muestra sensibilizada con el tema. La presidenta reconoce las dificultades del día a día, de poder compaginar la vida familiar con esta disciplina o de acceder a algún cargo directivo. «En la adolescencia es cuando hay más tendencia a dejar el deporte, sobre todo las mujeres», asegura.

Por ello, desde el CB Morell «hacemos lo que haga falta para ayudar», explica. En los equipos senior juegan varias madres, por lo que el club ha adaptado los horarios de los entrenamientos para que las jugadoras puedan acudir con sus hijos. Además, éstos también suelen participar en los calentamientos y viajan con el equipo tanto si juegan en casa como fuera. «Yo más de una vez he hecho de niñera», confiesa Sánchez.

Seguramente, ser madre de dos hijas, que también están implicadas en el CB Morell (como entrenadoras y una de ellas como jugadora, Blanca y Maria Parés), ha hecho que la dirigente se encargara de allanar el camino de muchas mujeres para poder seguir practicando su deporte favorito sin tener que renunciar a nada. Seguramente esa sea una de las razones por las que las licencias federativas femeninas aumentan cada año en el club azulado.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También