Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

Ciclismo: Como Forrest Gump por Catalunya

Lluís y Albert, de Falset, recorren en bicicleta los 947 pueblos de Catalunya. Lo harán en menos de un año, a una comarca por día y acompañados por todos aquellos que les quieran apoyar
Whatsapp
En primer plano, Albert, con Lluís (detrás), los dos artífices del reto, junto a los ciclistas que eventualmente les acompañaron en el Montsià, en la segunda etapa de 'Catalunya 947'.  Foto: DT

En primer plano, Albert, con Lluís (detrás), los dos artífices del reto, junto a los ciclistas que eventualmente les acompañaron en el Montsià, en la segunda etapa de 'Catalunya 947'. Foto: DT

El desafío empezó, allá por septiembre, en una conversación informal. Habían quedado tres amigos, Pau, Lluís y Albert, para hacer una salida nocturna en bicicleta. En mitad de aquel paseo corto, relajado y placentero alguien dijo: ‘¿Os imagináis poder pasar por todos los pueblos de Catalunya y hacerse una foto en cada uno?’. «De repente los tres nos quedamos callados y pronto empezamos a hacer números. ¡Aquello era una locura!», cuenta ahora Lluís Clua (30 años). Él, junto con Albert Ferré (24 años), ambos de Falset, acaban de transformar aquel imposible en una realidad: recorren en bicicleta los 947 pueblos de Catalunya y se hacen una foto (un ‘selfie’) en cada municipio.

Lo llevarán a cabo durante este 2015, en menos de un año natural, en el que completarán más de 7.000 kilómetros y con 100.000 metros de desnivel. «Para ello hemos dividido el recorrido en 41 comarcas que haremos en 41 etapas en formato ‘non-stop’. Cada fin de semana completaremos una comarca y visitaremos todos sus pueblos», desgrana Albert.

 

Entreno y planificación

«No tenemos mucho margen. Cada fin de semana haremos una etapa para poder terminar antes de que acabe el año», cuenta Lluís. Así, el reto físico y mental que supone este ‘Catalunya 947’ ya ha empezado. «Cuando lo comentábamos con familiares y entorno nos decían que estábamos locos, que no se podía hacer. Luego fueron viendo que no era algo tan descabellado, que se podía hacer, y nos fueron apoyando en todo», explican. Atrás quedan meses de entrenamiento en bicicleta y de preparación exhaustiva de las rutas. «Hay comarcas complicadas como Osona, unos 400 kilómetros. Es una animalada. Por eso la haremos en dos días, sábado y domingo. El trazado está confeccionado pensando en hacer el menor número de kilómetros. No priorizamos puertos ni montañas, sino la visita al pueblo», dicen.

 

Final de trayecto: Falset

La media arroja unas etapas de unos 195 kilómetros. Ahora, en invierno, tocan recorridos más cercanos a la costa para, de cara al verano, meterle mano a la montaña, donde los Pirineos se desvelarán como el gran reto. También está marcada en rojo en el calendario la última etapa, allá por diciembre. Se darán el gustazo de acabar la hazaña en casa, recorriendo unos 200 kilómetros (y afrontando 4.500 metros de desnivel) para hilvanar todos los pueblos del Priorat y terminar llegando a Falset. «Eso puede ser muy épico», anuncian (y prometen celebración a lo grande).

Albert y Lluís, dos amigos deportistas e inquietos, protagonizarán tan ‘sui generis’ vuelta a Catalunya pero lo harán arropados por compañías esporádicas. «Queremos que los aficionados al ciclismo se apunten con nosotros a hacer algunas etapas o varios tramos, que participe más gente, que seamos como una especie de Forrest Gump en bicicleta», dice Lluís, en alusión a aquel personaje cinematográfico que se puso a correr hasta que se vio arropado por un abundante séquito.

Una prueba de ello fue lo que sucedió durante la segunda etapa, por el Montsià. Diversos corredores de la Unió Ciclista de La Sénia se pusieron a pedalear junto a ellos para hacerles compañía durante unos pocos kilómetros. «Tampoco nos queremos poner presión a nivel temporal, más allá de que a final de año queremos haber terminado el reto. Eso sí lo queremos cumplir», explican.

A estas alturas, ya llevan cuatro comarcas en el zurrón. Después del Barcelonès y el Montsià, llegó el Baix Penedès, una etapa con susto y un leve accidente incluido que acabó con varios radios de una bici destrozados. La cosa no pasó a mayores. La semana pasada ‘cayó’ la cuarta jornada:100 kilómetros y 22 pueblos en el Tarragonès, otra exigente jornada con frío y viento. El fabuloso reto de Lluís y Albert, siempre eventualmente acompañados de otros valientes, sigue en marcha a golpe de ánimos, de apoyos y de esos celebrados ‘selfies’ que se hacen, para dejar constancia, en la plaza del pueblo o junto al cartel de la entrada. El viaje continúa. Próxima parada:el Gironès.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También