Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

David Querol, semana grande en Asturias

El delantero reusense del Cádiz regresó al equipo con un gol al Oviedo, el domingo en LaLiga, y otro al Lealtad, el martes en la Copa del Rey

Marc Libiano

Whatsapp
David Querol, semana grande en Asturias

David Querol, semana grande en Asturias

No resulta extraño que, cuando David Querol (Reus, 1989) se relacionó con el gol en el nuevo estadio Carlos Tartiere, este domingo, sus compañeros descorcharan champán sobre el césped y celebraran como nunca. El delantero reusense se ha convertido en un reclamo de simpatía dentro de ese vestuario que hoy lidera con mucha solvencia la Segunda División. Querol anotó el 0-2 en Oviedo entre la confusión y el VAR. Cuando el colegiado dio validez a ese gol, el espigado futbolista casi ni se lo creía. Recibió carantoñas, sonrisas y algún vacile de sus socios amarillos. 

En el maravilloso templo del Oviedo, el Cádiz ganó como de costumbre esta temporada. No es un equipo que entre fácil por los ojos, no juega para el adorno, lo hace para ganar. Sus estupendos futbolistas trabajan como boinas alemanes al servicio de la patria. Se repliegan en la trinchera, juntan líneas y esperan su momento para un ataque fulgurante. Si puede ser con pocos pases, mejor. Verticalidad y vértigo en las transiciones distinguen al equipo de Álvaro Cervera, una especie de Mesías para los hinchas de la Bahía e incluso para sus jugadores.

El regreso soñado
Querol admira, sobre todo, la sinceridad de su entrenador, que siempre ha ido de cara con el chico. En la pre-época ya le comunicó sus intenciones. Cervera le quería en la plantilla porque le veía como un actor no sólo válido para aportar en el campo, también fuera de él. 

Foto: Cádiz CF

En la caseta del Ramon de Carranza, el reusense se ha convertido en un estandarte del ambiente sano. Ayuda a mantener la estabilidad y el buen humor, sobre todo cuando no hay palmaditas en la espalda y aparecen los instantes de dificultad. Cervera siempre fue un tipo listo, ya en su trayecto como jugador. De ahí que eligiera al reusense. Le avisó, eso sí, de que la competencia, esta vez más nunca, resulta feroz en las posiciones de ataque, donde el Cádiz presume de una nómina de futbolistas con un cartel de categoría. A Querol no le ha asustado el reto. Ha esperado su oportunidad callado y siempre feliz. Sin reproches para nadie. Hasta que ha llegado el periplo por el Principado. Se ha transformado en un elegante Príncipe de Asturias.

Ante el Oviedo, el atacante ingresó en el juego en los minutos del desenlace, con los gaditanos suplicando una contra definitiva para acabar con el partido, hasta entonces dominado con un único gol de Álex Fernández. Le bastaron 26 minutos de chance a Querol para solucionar el envite. Quizás de la forma menos esperada. Cabeceó un saque de esquina para ver portería y el VAR le dio la razón. Festejó entonces su regreso a la actividad, después de varias semanas sin participar los fines de semana con el resto del grupo.  En el Tartiere, el Cádiz se proclamó campeón de invierno.

La Copa le confirma
El viaje por tierras asturianas no se detuvo en Oviedo. Villaviciosa, un lugar desconocido para el fútbol profesional,  se transformó en el destino copero del Cádiz, en esa primera ronda donde los modestos viven su pequeño sueño. En un campo en muy malas condiciones, a Querol no le importó mancharse en el fango. De hecho, lo conoce perfectamente de sus inicios. Cervera le colocó en el once titular de un equipo improvisado, con algunos canteranos, aunque la pareja de delanteros la querría cualquiera de los aspirantes de Segunda. Querol-Choco Lozano.

Así ha quedado el tobillo de Querol, tras los partidos ante el Oviedo y el Lealtad.

El Cádiz resolvió su pase para la segunda ronda en el minuto 70, cuando el reusense remató un centro desde la derecha que chocó en un defensor y se coló en la portería. Significó otra inyección de autoestima para el punta y la culminación de tres días brillantes, que le han permitido presentar su candidatura a la continuidad. «Estoy muy contento por cómo ha ido la semana», declaró tras el compromiso en Villaviciosa. Su apuesta sigue aspirando al amarillo. Disfrutar de un ascenso a Primera, su extremo deseo.
 

Temas

Comentarios

Lea También