Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Decidirá la vuelta (2-2)

El Jumilla se valió de las acciones de estrategia para golpear en dos ocasiones al Ascó
Whatsapp
Decidirá la vuelta (2-2)

Decidirá la vuelta (2-2)

El Ascó consiguió empatar después de que el Jumilla se adelantase en el marcador en dos ocasiones, con dos acciones a balón parado culminadas por Murcia. Los goles de Cristino y Eizaguirre dieron aire al conjunto ebrense que tendrá que marcar como mínimo un gol a domicilio si quiere ascender a Segunda B por la vía rápida.

Al partido le costó coger ritmo. Fue el cuadro local quien puso una marcha más a los cinco minutos de juego, acercándose a la zona de peligro y poniendo en apuros a la zaga visitante. El Jumilla se sacudió la presión inicial y empezó a estirar sus líneas en ataque.

La primera ocasión de los murcianos llegó en el minuto 18. Un lanzamiento de falta botado por Guardiola que se estrelló contra el travesaño. El futbolista del Jumilla volvió a avisar a los 25 minutos de partido con otra falta frontal que salió por encima del marco de Sergi Fuertes.

El equipo de Miguel Rubio tocaba bien en la zona de medios y, a la media hora de juego, dispuso de dos buienas ocasiones de gol. La primera en el 29’ con un tiro de Eizaguirre que un defensa despejó a córner y, en el 30’, un intento de vaselina de Genís desde 30 metros que salía rozando el travesaño del portero murciano, Rojo. El meta del Jumilla fue el protagonista en una de las aproximaciones más claras del Ascó. Taranilla cazó una mala cesión de la defensa visitante y en el mano a mano ante Rojo, el portero murciano le ganó la partida, despejando el cuero con los pies. Cada jugada a balón parado era un suplicio para el cuadro ebrense, que en el tramo final de la primera mitad encajó el 0-1. Murcia remata solo una falta lateral que pilló desprevenida a toda la defensa local. Antes del descanso el Ascó fregó el empate con un contragolpe dirigido por Genís, que cedió a Taranilla para que centrara al segundo palo, donde Eizaguirre remató fuera.

El segundo tiempo comenzó de la mejor manera para los intereses del Ascó. Rojo llega tarde a una pelota divididad y derriba a Eizaguirre cometiendo un penalti que transformó Cristino para hacer el empate.

El partido parecía que iba a caer del lado ebrense, pero de nuevo en jugada de estrategía el Jumilla se adelantó en el marcador. Otra vez Murcia, que cabeceó a la red entrando en el primer palo. Un jarro de agua fría para los 800 espectadores del Municipal. Sin embargo, el equipo no se rindió. En el 72’ pudo llegar la igualada. La puso Argilaga desde la izquierda pero el remate en plancha de Eizaguirre se fue al lateral de la red.

El Ascó siguió insistiendo hasta encontrar el premio. Virgili asistía y Eizaguirre, esta vez, no perdonó.

Buscó el tercero el cuadro local. Y lo rozó. El portero Rojo volvió a aparecer para salvar a su equipo desviando con el cuerpo un tiro de Arguilaga desde el interior del área.

En el 79’ la fortuna se alió con los murcianos en un testarazo de Eizaguirre que repelió el travesaño.

Estaba el Ascó tan pendiente del gol que les diera la victoria que el Jumilla estuvo cerca de lograr el tercero en un contragolpe. El disparo de Juan lo atrapó de manera providencial el meta Sergi Fuertes.

Durante los últimos minutos el juego transcurrió en el área visitante, pero el 2-2 del marcador se mantuvo invariable.

El Ascó tendrá que levantar un marcador más satisfactorio para sus rivales que para ellos, por el valor doble de los goles fuera de casa.

La eliminatoria se decidirá el domingo que viene a las 19.00 horas en La Hoya de Jumilla. El premio, un billete para Segunda B.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También