Más de Deportes

Dos continuidades pendientes de atar

Tienza y Ribelles acaban contrato y el Nàstic ya les ha ofrecido seguir en el club

JUANFRAN MORENO MARCELO

Whatsapp
Fausto Tienza  y Javier Ribelles tienen sendas ofertas para seguir en el Nàstic encima de la mesa. FOTOs: pere ferré/alba mariné

Fausto Tienza y Javier Ribelles tienen sendas ofertas para seguir en el Nàstic encima de la mesa. FOTOs: pere ferré/alba mariné

La medular del Nàstic es una de las líneas del equipo que tiene más inquilinos asegurados para la próxima temporada junto a la defensa. La entidad tarraconense cuenta en estos momentos con hasta cinco mediocentros que se reparten los tres huecos de la sala de máquinas. Tres de ellos tienen la continuidad asegurada la próxima temporada y los otros dos ya tienen sobre la mesa una oferta de renovación y de contrato, respectivamente sobre la mesa.

Francesc Fullana, Fran Miranda y Javier Bonilla son los tres jugadores con contrato en vigor. El primero firmó el pasado verano un acuerdo para las próximas dos temporadas y le resta lo que queda de esta y una más. El mediocentro balear llegó con la etiqueta de fichaje estrella para la sala de máquinas, pero lo cierto es que su rendimiento todavía no ha alcanzado las expectativas generadas. No es titular indiscutible y ahora ofrece sus servicios como revulsivo, aunque es cierto que ante el Alcoyano hace dos jornadas fue titular.

Precisamente, Bonilla es el jugador que le ha quitado el sitio en el interior a Fullana. El soriano, que ha pasado de lateral a mediocentro este curso, está ofreciendo un gran rendimiento en esa posición. Con su zurda está siendo determinante y muchos de los goles y las jugadas de peligro que el Nàstic completa semana tras semana tienen una participación suya directa. La entidad tarraconense ha visto que el soriano se encuentra en uno de los mejores momentos de su carrera y por eso no ha dudado en ampliarle el contrato hasta el 30 de junio de 2023.

El otro fijo en la medular es Fran Miranda, la mano derecha de Toni Seligrat sobre el terreno de juego y que realiza las funciones de ancla. Es un jugador efectivo que aplica a la perfección lo que le demanda el técnico valenciano. La confianza es mutua y es una evidencia que si está en buen estado físico, es muy difícil verle fuera del once. Al igual que con Javier Bonilla, el Nàstic no quiso esperar a final de temporada y cerró su renovación por una temporada más hasta el 30 de junio de 2022.

Los otros dos inquilinos del centro del campo son Fausto Tienza y Javier Ribelles. Ambos quedan libres el próximo 30 de junio de 2020 y ya tienen una propuesta tarraconense encima de la mesa que están estudiando y a la que todavía no han dado respuesta. El Nàstic está tremendamente satisfecho con dos jugadores que en diferentes roles están siendo absolutamente destacables para el transcurrir del conjunto grana.

Fausto Tienza es un absoluto fijo para Toni Seligrat. Es un pulmón que ha ido a más durante la temporada y que ahora es dueño y señor del interior derecho. Allí corre, presiona, se descuelga y gana duelos físicos porque se trata de un portento con una intensidad superior a la de la categoría. Toda su carrera ha actuado en el doble pivote o de pivote, pero está temporada está cuajando un rendimiento notable jugando unos metros por delante.

Tienza, del Panathinaikos

El mediocentro de Talavera la Real acaba contrato este próximo 30 de junio de 2020 con el Panathinaikos, conjunto griego que le ha cedido al Nàstic en dos ocasiones en el último año y medio. El Nàstic le quiere sí o sí en la plantilla de la próxima temporada y el jugador está a gusto en Tarragona, por lo que no sería de extrañar que su futuro pase por el Nou Estadi.

Javier Ribelles ha tenido que adoptar el rol de reserva de Fran Miranda en el puesto de pivote. Lo cierto es que es un jugador que esta temporada siempre que ha jugado ha ofrecido un rendimiento notable. Sus pocos minutos no son acordes a su buen nivel y en la segunda fase todavía no ha jugado ni un minuto.

Al igual que con Fausto Tienza, el Nàstic no tiene dudas de que es un jugador que suma en el vestuario y que todavía tiene mucho que ofrecer sobre el terreno de juego. La oferta de ampliación está sobre la mesa y ahora el valenciano debe decidir, aunque lo cierto es que los pocos minutos que le está dando Toni Seligrat no son una buena arma seductora.

Temas

Comentarios

Lea También