Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes VOLEIBOL

El CV SPiSP cae en la final de la Copa Príncipe ante el Barça (3-0)

El conjunto rojillo no pudo frenar una actuación excelsa de los azulgranas y se quedó a las puertas de su tercera Copa de la historia

Juanfran Moreno

Whatsapp
El CV Sant Pere i Sant Pau cayó en la final contra el Barça.

El CV Sant Pere i Sant Pau cayó en la final contra el Barça.

Avisaba Vlado Stevovski durante la semana de que el Barça era el gran favorito para la conquista de la Copa Príncipe. Su potencial era superior al de la categoría. Tanto, que para el macedonio, el conjunto azulgrana tenía mejor equipo este curso en la Superliga 2 que la temporada pasada en la Superliga 1. Su análisis fue certero por lo acontecido ayer en Dumbría. El conjunto rojillo peleó con honor la final, pero nada pudo hacer ante una versión extremadamente adulta de los culés. Cayeron en tres sets (25-16, 25-23 y 25-19). Un resultado que no debe empeñar el torneo de una entidad que pase con honor el nombre de Tarragona por todos los rincones de España. Ayer fue un ejemplo más de ello. Honor para el vencido, más que nunca.

El CV Sant Pere i Sant Pau arrancó el primer set con la ilusión de un niño. Quería comenzar dando guerra desde un comienzo. Hacerle saber al Barça que estaban allí para mirarle fijamente a los ojos. Sin temor. Lo llegó a hacer con una puesta en escena muy esperanzadora para los rojillos. Aprovecharon sus ataques y sacaron rédito de un saque azulgrana que no funcionó en los primeros compases. Los tres puntos de ventaja que reinaban en el marcador (7-10) pusieron a los de Vlado Stevovski en una tesitura muy interesante en la primera manga.

Sin embargo, ese resultado fue una mecha rápida para la reacción culé. Los azulgranas dieron de señales de vida en el momento más indicado. Como si estuvieran esperando que desatara la tormenta rojilla para emerger en la final. Lo hizo de manera firme. Empató el marcador con dos puntos consecutivos de saque a través de Arranz (10-10) y a partir de ahí se desató. El Barça sumergió el partido en un ritmo infernal y comenzó a imponer su ley tanto en fase ofensiva como defensiva. Nada pudo hacer el conjunto cooperativista que se dejó ir ante la ventaja creciente de los azulgranas. Finalmente, el primer set cayó de manera firme del lado culé (25-16).

Un segundo set, casi definitivo

El segundo set era una oportunidad para hacer borrón y cuenta nueva. Olvidar el pasado para centrarse en el presente. Había mucha final por delante y el espíritu rojillo seguía con mucha vida por delante. La reacción rojilla estuvo muy a la altura de las expectativas. Comenzó el set a un alto nivel y colocó una ventaja de tres puntos a su favor (1-4). Sin embargo, se volvió a repetir la historia. Otra vez con el Barça en una situación muy delicada, los azulgranas volvieron a desvanecer la diferencia en el marcador con una facilidad irritante (5-5).

La pesadilla amenazaba con volver a presentarse. El Barça tenía en su cabeza volver a imprimir un ritmo tan infernal como insoportable para el conjunto rojillo (7-5). Sin embargo, los hombres de Vlado Stevovski habían aprendido la lección. Dieron síntomas de resiliencia y le dejaron claro a los azulgranas que la segunda manga iba a ser mucho más disputada (7-8).

Un tremendo intercambio de golpes se desarrolló durante el ecuador del segundo parcial (12-12). Nadie cedía. Ambos conjuntos eran conjuntos de que estaban ante un set clave para el devenir de la final. El CV SPiSP amenazó con romper la manga de nuevo (13-15), pero otra vez sin éxito (15-15). El Barça transmitía una gran sensación de madurez en los momentos en los que más se necesita de esta virtud. Los rojillos por su parte seguían peleando con el pundonor que siempre les ha caracterizado. El final del set se iba a decidir en la recta final como no podía ser de otra manera (20-20).

Un buen saque azulgrana y una mala reacción rojilla permitió al Barça obtener una renta muy peligrosa para los intereses cooperativistas (22-20). Tocaba obrar una remontada exprés. La tuvieron en sus manos los de Vlado Stevovski con saque a favor (24-23). Pero Larraondo impuso su ley con un remate que no pudieron bloquear de forma efectiva la defensa del CV SPiSP (25-23). El devenir de la segunda manga era un golpe psicológico para las esperanzas rojillas en su sueño por conquistar la Copa Príncipe.

La tercera manga respondió a la lógica. Porque el conjunto rojillo no pudo rebelarse ante la inercia del partido. Había intención de pelear hasta el final, pero la losa de los dos primeros sets era demasiado pesada. Desde un comienzo el Barça dejó claro que la intención era la de rematar la final a las primeras de cambio. Sin dar lugar a posibles sustos (6-3).

Se vio el Barça campeón antes de tiempo y eso casi lo aprovecha el CV SPiSP. Los de Stevovski redujeron la diferencia de manera imponente y llegaron a soñar con conquistar la tercera contienda. Del 17-11 se pasó al 19-18. Sin embargo, otra vez en el momento señalado volvió a aparecer la mejor versión azulgrana. El tirón fue tan bestial que no dio opción y remató la final cuando todo parecía haberse igualado (25-19). El Barça se proclamó campeón de la Copa Príncipe ante un conjunto rojillo que cayó con honor.

Temas

Comentarios

Lea También