Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

Deportes ALPINISMO

"El Nanga Parbat no es asesina, sino mágica"

Entrevista a Alex Txikon, alpinista vasco que este jueves ha cerrado el Cicle de Muntanya de la Diputació de Tarragona con una conferencia en la que ha narrado sus aventuras en el Nanga Parbat y el Everest

Iñaki Delaurens

Whatsapp
Imagen del alpinista vasco este jueves durante su visita al Auditori Diputació en el Cicle de Muntanya. Foto: Lluís Milián

Imagen del alpinista vasco este jueves durante su visita al Auditori Diputació en el Cicle de Muntanya. Foto: Lluís Milián

Alex Txikon (Lemoa, 1981) es un alpinista incansable que enlaza retos inhumanos. Combina su amor por la montaña con la escalada y también es aizkolari. El año pasado coronó el Nanga Parbat, que llevaba 30 sin que nadie lo lograra. Tras un intento fallido en el Everest, este jueves dio una conferencia en Tarragona.

- El año pasado coronó el Nanga Parbat, después de 30 años de intentos fallidos.

- Volvería a ir allí. Es una montaña mágica, en un enclave maravilloso que también la llaman la montaña asesina. Pero me llevo muy buen recuerdo de su gente y de la aventura.

- ¿Cómo recuerda la ascensión a la montaña?

- Los ataques a la cumbre fueron de estilo alpino porque el final es una ruta técnica, sobre todo en invierno cuando está más helado y no hay tanta nieve. En 2015, salimos a las 3 de la mañana pero no pudo ser. El año pasado, salimos a las 6, que era tarde y tuvimos que escalar una media de 140 metros de desnivel la hora que es mucho.

- La exigencia es máxima.

- Las condiciones eran muy duras. Estábamos cerca de 50 grados bajo cero con un viento de norte constante. En tres horas llegamos a la cima y volvimos al campo cuatro. El año anterior había mejor tiempo, aunque no pudo ser. Cuando llegamos arriba tuvimos que apretar mucho los dientes.

- Logró la gesta junto al italiano Simone Moro y el pakistaní Alí Sadpara.

- Mucha gente y periodistas me decían que cómo me había dejado eclipsar por Moro, pensando más en la fama y en el reconocimiento. Son aspectos externos a la autenticidad de la montaña. Lo que hay que hacer es compartir en vez de destruir.

- ¿Porqué la llaman la montaña asesina?

- Yo no tengo esa imagen de montaña asesina, sino de montaña mágica. El apodo se debe a una idea épica y de principios del siglo XX. Quizá los paquistaníes también lo utilicen como técnica de marketing, aunque también hay algo de enfrentamientos políticos y religiones detrás de este nombre.

- Hace poco volvió de un intento fallido al Everest.

- Quiero volverlo a intentar más adelante. En verano y otoño prepararemos la expedición y a mediados de diciembre esperamos estar en Nepal.

- Allí, entre seis personas no pudieron montar la tienda.

- Hacía un viento constante y ni con dos hombres dentro pudimos montarla. Es un detalle muy importante para las mejorar condiciones del exterior y el oxigeno.

- ¿Coronar los 14 ochomiles es un objetivo?

- Ya llevo once y en el Shisha Pangma he hecho cumbre dos veces. En el País Vasco ya hay tres personas que lo han conseguido y en Catalunya hay dos que están muy cerca. Por generación me planteo otros retos.

- A su amigo Òscar Cadiach se le resiste el Broad Peak.

- Las ascensiones los últimos años han sido escasas porque la montaña es cambiante. Va por fases, cada dos o tres años mejoran las condiciones y por estadística este año es óptimo para el Broad Peak. Está siendo una primavera seca, lo que será favorable para que no se encuentre nieve y se desgaste menos. Si las condiciones se cumplen, a finales de junio puede hacer cima.

Temas

  • DEPORTES

Lea También