Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Nou Estadi, listo para la guerra por la salvación

El feudo grana quiere repetir el clima que generó ante la Cultural Leonesa para rematar la faena y olvidarse de temas extradeportivos 

Juanfran Moreno Marcelo

Whatsapp
Xavi Molina celebra un gol esta temporada en el Nou Estadi.  FOTO: pere ferré

Xavi Molina celebra un gol esta temporada en el Nou Estadi. FOTO: pere ferré

La polvareda que ha levantado el Huesca-Nàstic ha provocado que el partido este sábado ante el Rayo haya pasado a un segundo plano. Esto no se lo puede permitir ni la afición ni los jugadores. No hay que olvidar que la final por la permanencia se juega en el Nou Estadi este fin de semana. 

Ha sido un camino largo, duro y que muchas veces parecía tener un desenlace desgarrador escrito. En todo caso, la realidad es que el conjunto grana puede repetir una hazaña que ya logró la pasada temporada ante el Huesca: salvarse en la última jornada. Una tesistura soñada si echamos la vista atrás por ejemplo tras el final del partido ante el Sevilla Atlético. 

Porque el Nàstic depende de si mismo para permanecer en Segunda División. Sí, otra vez en la última jornada. Sí, otra vez con un cambio de entrenador a falta de tres partidos.

Da lo mismo. La cuestión es que el cuadro tarraconense puede sobrevivir en la categoría de plata del fútbol español por tercer año consecutivo. Un éxito imponente. Mallorca, Racing de Santander, Hércules, Mirandés, Recreativo de Huelva... saben de lo que hablo.

Si alguien tiene dudas del motivo por el que el Nàstic de Tarragona siempre renace, que visite el Nou Estadi el próximo sábado a las 20.30 horas. No tiene una afición excesivamente numerosa, pero cuando toca ir a la guerra, se ponen en primera fila sin temor a nada. 

Por ello, cuando el feudo grana está ante un partido clave, aprieta y se hace notar. La Cultural Leonesa puede dar fe de ello. Le tocó vivir una de las grandes noches de la historia grana hace dos jornadas atrás, cuando vio como el Nàstic le endosaba cinco goles en 45 minutos para darle la vuelta a un partido que se daba prácticamente por perdido en el descanso con cero a dos en el marcador. 

Este sábado, el ambiente va a ser muy similar. Por no decir todavía más imponente, aunque ya es difícil. El ritmo de venta de entradas ha sido frenético y todo apunta a que el llenazo será un hecho. 

Una noche de las grandes

El clima que se vislumbra que se va a generar ilusiona. Porque cuando el Nou Estadi cree, no hay imposibles. Para ello se vestirá con su mejor traje. Un lleno hasta la bandera (el club colgó ayer el cartel de no hay entradas) que convertirá el coliseo en una olla a presión de acero inoxidable y a prueba de balas. Aunque las tiren desde las casas de apuestas. 

El Nàstic tiene ganas de seguir luciendo su nombre y el de toda Tarragona por la Segunda división. Con orgullo. Como siempre ha sido pese a los intentos de extraños -y no tan extraños- de despretigiarle. Su historia centenaria no admite juegos de ningún tipo.

Qué nadie dude de que el Nàstic va a intentar repetir la gesta lograda ante el UCAM Murcia la temporada pasada. Con un escenario como el que van a tener a su favor, será difícil que no ocurra lo que tiene que ocurrir.

Al conjunto grana le podría valer el empate, pero los tres puntos supondrían un soplo de tranquilidad sin precedentes esta temporada. Afición y jugadores están listos. Es tiempo de hablar con el balón y no con las palabras. 

El Nou Estadi tiene ganas de guerra. Sabe que en noches como las de hoy su influencia en los tangibles e intangibles es extrema. «Los necesitamos», han pedido por activa y por pasiva la plantilla. 

Ahora sí, la final por la permanencia está en juego. Y ya saben lo que dicen.. las finales no se juegan, se ganan. 

Comentarios

Lea También