Más de Deportes

Deportes FÚTBOL

El Nàstic comienza la segunda vuelta a ritmo de play-off

En los primeros cinco partidos de la segunda vuelta el Nàstic ha sumado ocho puntos. El sexto mejor en el tramo. La salvación está a dos puntos

jaume aparicio

Whatsapp
Achille Emaná, rodeado de contrarios, durante el partido ante el Numancia. Foto: Pere Ferré

Achille Emaná, rodeado de contrarios, durante el partido ante el Numancia. Foto: Pere Ferré

La victoria grana frente al Numancia dibujó una sonrisa en la cara de los hinchas del Nàstic. Ya no tienen que bajar la mirada hasta el fondo de la tabla para encontrar a su equipo. El gol de Cordero revitalizó la esperanza del Nou Estadi de conseguir salvar la cabeza en Segunda.

A su llegada a Tarragona Juan Merino aseguraba que el equipo tenía que hacer una segunda vuelta de play-off para conseguir el objetivo de mantener la categoría. Después de la victoria frente al Numancia (2-0) el equipo grana va por el camino correcto.

Los números del Nàstic en este inicio de la segunda vuelta son de promoción de ascenso. En la tabla clasificatoria, contando los cinco partidos disputados de este tramo, el equipo de Juan Merino sería sexto con ocho puntos.

Únicamente cinco equipos han abierto este tramo del campeonato con un balance mejor. El Levante, líder de Segunda, y el Real Oviedo han obtenido 12 de 15 puntos posibles. Les sige el Tenerife con 11 puntos y el Girona, segundo clasificado que, como los valencianos han cogido la directa hacia Primera. El rival grana de esta jornada, el Numancia, ha sumado nueve puntos en esta segunda jornada. Uno más que el Nàstic, Cádiz, Elche y UCAM Murcia.

Una sola derrota

El Nàstic sólo ha encajado una derrota en este 2017. La ‘prevista’ en el Ciutat de Valencia, frente al indiscutible Levante.

Los pupilos de Merino lograron un triunfo a domicilio en Lugo (2-3), con remontada incluida. Empataron en casa frente al Huesca, en un partido soporífero, y ante el Alcorcón. Y el sábado, sumaron su segunda victoria de la segunda vuelta frente al Numancia.

Un encuentro que debería suponer un punto de inflexión. Sobre todo la segunda mitad. El conjunto tarraconense ofreció su cara más competitiva.

El equipo canalizó la necesidad y la urgencia en parámetros más lúcidos. Hubo menos precipitación y todos los jugadores ejercieron labores sacrificadas con mejor criterio. Se notó la carga de intensidad que requería el partido, sin que ello pasara factura en otros conceptos.

Los mecanismos defensivos se ajustaron para conformar un bloque sólido. Un equipo capaz de replegarse sin temor y aceptar el momento del rival si rasgarse las vestiduras, pero sin capitular frente al adversario. En definitiva, inteligente en la lectura de la situación.

Ni siquiera el golpeo minucioso de Julio Álvarez en las jugadas a pelota parada generaron esa inquietud aterradora en la zaga que había sufrido durante buena parte de la temporada.

El segundo tiempo fue útil para depurar errores en la fabricación ofensiva. Las bandas formaron parte decisiva del peligro. Tanto como para fabricar el primer gol. El equipo, como conjunto creció. Una mejora sostenida en la confianza que ganaron futbolistas como Cordero o Madinda.

Queda un largo trayecto. Rocas duras, como La Romareda, que harán el camino incierto. Pero elpremio vuelve a estar cerca. Tanto como a dos puntos, que son los que separan al Nàstic de un grupo de tres equipos (Rayo, Mallorca y UCAM).

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También