Más de Deportes

El Nàstic, habituado a los finales movidos

Los granas han conseguido cinco puntos y han perdido cuatro en la agonía

JUANFRAN MORENO MARCELO

Whatsapp
Pedro Martín y los jugadores del Nàstic celebran el tanto conseguido por el delantero malagueño. FOTO: NÀSTIC

Pedro Martín y los jugadores del Nàstic celebran el tanto conseguido por el delantero malagueño. FOTO: NÀSTIC

¡Fins al final, força Gimnàstic! ¿Les suena, verdad? Pues bien, este cántico con el que el Nou Estadi encendía a sus jugadores cuando en el fútbol había público antes del coronavirus tiene ahora más sentido que nunca, curiosamente cuando en las gradas solo se respira orfandad y frialdad.

El Nàstic de Toni Seligrat es un equipo que pelea hasta el final, que nunca se da por vencido y que ha convertido la agonía en un escenario en el que siempre suceden cosas, tanto para bien como para mal, aunque lo cierto es que últimamente los aficionados tarraconenses han celebrado más que sufrido en los instantes finales.

La última gran alegría que ha vivido el Nàstic en la agonía sucedió el pasado domingo en el Nou Estadi Municipal de Badalona. Allí se llegó con un 0-0 en el marcador que el conjunto grana daba por bueno. Sin embargo, Joel Lasso metió un centro al segundo palo en un córner que Pedro Martín aprovechaba con un cabezazo perfecto en el segundo palo. Tres puntos al zurrón en el desenlace del partido.

Hace ya tiempo que se viene diciendo que los finales de partidos no están siendo intrascendentes para el Nàstic y el gol de Pedro Martín en Badalona solo fue la confirmación de ello. El conjunto grana ha anotado siete goles en la agonía que en total le han dado cinco puntos más en su casillero y que le permiten tener una ventaja ya holgada respecto a la cuarta plaza.

Nada es casualidad y esto es fruto de dos claros factores que permiten ser al Nàstic un equipo muy peligroso hasta el pitido final. Uno es la fe y la mentalidad de un equipo que nunca se rinde y la otra es la capacidad que tiene para meterle una marcha más a los partidos Toni Seligrat desde el banquillo. El propio Pedro Martín entró en la segunda mitad ante el Badalona y terminó siendo el héroe del partido, un rol que ha bordado Pol Ballesteros.

Esta inercia positiva la abrió el conjunto grana en una remontada histórica que todavía se recuerda con cariño y emoción. Fue ante un Andorra al que superó en inferioridad numérica con un 0-2 en el marcador. Alex Quintanilla y Roger Brugué anotaron el tercer y cuarto gol del Nàstic en el minuto 89 y 90 de partido para conseguir tres puntos que a día de hoy se siguen saboreando con mucha dulzura.

Ante el Hospitalet y el Llagostera el Nàstic también marcó en la agonía, pero fueron tantos sin influencia en el puntaje, ya que los partidos estaban totalmente resueltos antes. Brugui cerró la manita ante los de Jonathan Risueño en el 90’ y Ballesteros en el 89’ y Fullana en el 90’ le dieron la puntilla al Llagostera para sellar el 3-0 en el marcador.

Sí que tuvo mucha importancia el gol de Quintanilla en la visita a la Ciudad Deportiva Dani Jarque. El central vasco que ya marcó el gol que sellaba la remontada ante el Andorra en el descuento fue el encargado de marcar el gol del empate ante el Espanyol B en un encuentro en el que terminó de delantero centro con el Nàstic volcado y en que se halló premio cuando ya se vislumbraba la segunda derrota de la temporada en el horizonte.

El sabor amargo de la agonía

El séptimo y último gol que ha llegado en los instantes finales es el de Pedro Martín, pero lo cierto es que el Nàstic también ha comprobado el sabor amargo de encajar un gol en los últimos instantes de partido y ha sido hasta en dos ocasiones esta temporada que han costado cuatro puntos en total. Una cifra que tendría al conjunto tarraconense todavía más destacado de lo que ya está en la primera plaza.

El Prat y el Lleida fueron los dos equipos que le arrebataron al Nàstic dos victorias que ya daba casi por hechas antes de los instantes finales. Alberto Padilla empató en el 89 para el Prat poniendo el 1-1 en el marcador y Raúl González marcaba de penalti en el Camp d’Esports de Lleida para marcar el 2-2 definitivo en un partido en el que el Nàstic ganaba por 0-2 en el minuto 85.

En total, el Nàstic ha sumado cinco puntos y ha marcado siete goles en la agonía y ha encajado dos goles y ha perdido cuatro puntos en el descuento.

Temas

Comentarios

Lea También