Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Reus Miró protege la cuarta plaza con un triunfo solvente

Hockey. Los rojinegros superan con claridad al Lloret, en el Palau d'Esports (4-2)

Marc Libiano

Whatsapp
Foto: Alfredo González

Foto: Alfredo González

Dos tiros directos activaron en el marcador en un arranque prometía emociones fuertes pero se quedó en el intento. En el minuto inicial acertó Marc Julià. Le respondió poco después Lluís Grau. Dos especialistas en su salsa, en este hockey actual que desprecia el contacto y se entrega a la pelota parada. Los goles no evitaron un primer parcial plomizo, con el Reus más mandón, pero poco certero, y el Lloret aferrado a la trinchera, a la espera de los espacios para el contragolpe y la estocada.

Garcia no pudo contar con los servicios de su colmillo ofensivo, Àlex Rodríguez, y evidentemente el equipo lo notó, sobre todo en las decisiones finales, en las que evidenció poca precisión. Solo un disparo lejano de Carballeira obligó a Serra a utilizar el casco para evitar el gol. Una pala de Julià chocó en el poste, aunque se convirtió en el preludio del 2-1.

Lo convirtió Salvat al segundo palo. Allí le envió la pelota Carballeira, cuando apenas restaban dos minutos para el respiro. Sin enamorar, el Reus había logrado botín para construir su futuro en el partido.

Una cuchara al poste de Julià abrió el desenlace, con el Reus más activado a nivel defensivo. Esa actitud provocó que recuperara más rápido la posesión y viviera en pista contraria. A los de Garcia les quedaba la faena más difícil; el tercer gol. 

El precoz Ferran Giménez se apuntó el tercer poste del Reus en la noche. Amaneció desde el banco y se perfiló para su cuchara, desde media distancia. Colisionó la pelota con la cruceta.

Garcia volvió a conectar la rotación y con Ferran y, por encima de todo, Carballeira, recuperó el tiro exterior. En cambio, el gol emergió desde otra falta directa, el fin que el juego toma con el reglamento actual. Julià culminó de nuevo.

La puntualidad de Julià llevó al Reus al confort, porque los de Garcia manejaron con cautela su ventaja y evitar cualquier amago de sorpresa. Un penalti completó el buen tino de los rojinegros en la pelota parada. Esta vez Carballeira perforó la portería de Serra e hizo el cien por cien para el equipo en los lanzamientos desde el punto fatídico. Cuesta verle al Reus tanta precisión en ese registro del juego. Aguirre decoró el resultado, pero no maniató la cuarta plaza del Reus.

Temas

Comentarios

Lea También