Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Ane Santesteban logra la plata en Vila-seca

La ciclista vasca logra el segundo puesto en la prueba femenina de ciclismo que estuvo dominada por italianos en las dos disciplinas

Iñaki Delaurens

Whatsapp
Imagen de las seis integrantes del equipo español femenino, antes de la carrera. FOTO: Alfredo González

Imagen de las seis integrantes del equipo español femenino, antes de la carrera. FOTO: Alfredo González

Ane Santesteban se hizo con la medalla de plata en la prueba de ciclismo en ruta femenino que tuvo lugar en Vila-seca este miércoles por la tarde. Italia reafirmó su liderazgo en la esfera ciclista de los Juegos con cuatro medallas. Elisa Longo se hizo con la victoria con tres segundos de ventaja sobre la guipuzcoana Ane Santesteban, quien se hizo con la plata con el mismo tiempo que la italiana Erica Magnaldi, bronce. 

El recorrido femenino de 91 kilómetros tuvo en la ascensión a  la Mussara (979m con 9,5km al 6,7%) y el paso por el Coll de Capafonts (945m con 3,8km al 5,4%) como los puntos más duros. La cabeza de carrera se mantuvo hasta el final cuando la italiana se destacó en la meta.

Italia domina el masculino

En el Giro de Italia celebrado en mayo vimos como Elia Viviani se apuntaba hasta cuatro etapas al sprint. País de donde surgieron escaladores de renombre como Bartali, Coppi, Gimondi, Chiappucci, Pantani, Nibali o Aru, también se ha hecho un hueco en los finales multitudinarios. Así lo demostró ayer Jalel Duranti en Vila-seca. Los Juegos Mediterráneos vivían la prueba de ciclismo en ruta, de 146 kilómetros y hasta cinco ascensiones, muy exigente para los ciclistas. Los rodadores vieron como el trazado de media montaña se intensificaba con temperaturas superiores a los 30 grados a pleno sol.

Tras los 25 primeros kilómetros llanos desde Vila-seca, en la subida al Coll d’Alforja (635m) y Cornudella (630m), ya se produjo la primera escapada. El pelotón no permitió que el griego Katranas y el luso Brandao cogieran una renta mayor a los 45’’. Ambos fueron contraatacados por varios hombres hasta formar un grupo con diez unidades. Entre ellos, los españoles Óscar Pelegrí, Mario González e Iñigo Elosegui, y el portugués Domingos Gonçalves, uno de los protagonistas del día.

Antes de llegar a Ulldemolins se les sumaron seis italianos a su paso por la localidad. Pero la cabeza de carrera se rompió y tras el descenso de Albarca (775m, con 2km al 5,2%) en el inicio del segundo y último ascenso al Coll d’Alforja (4.3 km al 5.2%) Gonçalves lideraba en solitario la carrera, seguido de Pelegrí a 1’20’’ y a 2’20’’ del grupo.

A un kilómetro de coronar el Coll d’Alforja, premio de la montaña, Gonçalves tiró a cara de perro y amplió su renta a 3’30’’ sobre el grupo perseguidor de 15 ciclistas, antes de encarar la bajada hacia Vila-seca.

El grupo perseguidor, con italianos y eslovenos tirando a bloque, fue recortando distancias respecto al luso que veía como su renta se quedaba en nada con el paso de los kilómetros. En Vilaplana era de 2 minutos, en l’Aleixar de 1’35’’, en Maspujols 1’10’’ y menos de un minuto a la altura de Reus.

En la carretera de Salou a 5km de meta, la escapada de Gonzçalves fue neutralizada. El premio se decidiría al sprint. La Via Màxima de Vila-seca estaba preparada para un final a quemarropa. El italiano Jalel Duranti hizo una exhibición de poderío físico y se llevó la victoria con un grito vencedor, justo por delante de su compatriota Filippo Tagliani y del portugués Rafael Silva. El mejor español fue Mario González, quinto con el mismo tiempo.

Temas

Comentarios

Lea También