Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El vendrellense Manuel Palacios, tetracampeón de España de ajedrez para ciegos

Superó en la ronda final a Albert Olivera, también vecino de la capital del Baix Penedès. Luego por mejor puntuación superó al tinerfeño Agustín Fernmández.

EFE

Whatsapp
El vendrellense Manuel Palacio, tetracampeón de ajedrez. FOTO: http://www.olympodeportivo.es

El vendrellense Manuel Palacio, tetracampeón de ajedrez. FOTO: http://www.olympodeportivo.es

El vendrellense Manuel Palacios se ha proclamado por cuarta vez campeón de España de ajedrez para ciegos o con discapacidad visual grave, por lo que ya es el jugador con mejor palmarés en la historia de este deporte.

Según informa la ONCE, el ajedrecista es desde hace casi 30 años el pilar más estable del equipo olímpico de la modalidad, al que no ha faltado nunca.

En la vigésima sexta edición del torneo, organizado por la Federación Española de Deportes para Ciegos en el Hotel Guadiana de Ciudad Real, el nuevo campeón consiguió seis triunfos en las seis primeras rondas.

Cuando sólo faltaban dos rondas aventajaba a sus perseguidores en 1,5 puntos. El barcelonés Diego Aguilar -cuarto clasificado- derrotaba contundentemente a Palacios en la penúltima ronda, y recortaba su ventaja a medio punto.

En la ronda final, un empate bien luchado contra el anterior campeón, Albert Olivera, también de El Vendrell, permitía a Manuel Palacios empatar la primera posición con Agustín Fernández (Tenerife) y alzarse con el título por mejor desempate.

El ajedrez es un deporte de larga tradición entre las personas con discapacidad visual por su facilidad para ser practicado de forma integrada en las competiciones con personas videntes.

Para la práctica del ajedrez, los ciegos necesitan sólo algunas adaptaciones en el material de juego, como un tablero con los cuadros negros ligeramente más altos que los blancos para hacerlos diferentes al tacto.

Además, las piezas negras llevan, en la parte superior, una protuberancia que las distingue de las blancas.

Las partidas entre ajedrecistas ciegos se juegan en dos tableros. Cada uno de los jugadores mueve las piezas en su tablero de modo que, al tocarlas, no moleste ni sea molestado por su contrario. Asimismo, los relojes de ajedrez disponen de un mecanismo de voz con auriculares para acceder al tiempo de juego.

Temas

Comentarios

Lea También