Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes Kickboxing

Ivan Galán, a la conquista del Reino Unido

El luchador salouense de 11 años peleará en Inglaterra por el título de Campeón del Mundo WKO de la categoría

Jaume Aparicio

Whatsapp
Ivan Galán, El Gladiador, posa con todos los cinturones logrados estos años. FOTO: cedida

Ivan Galán, El Gladiador, posa con todos los cinturones logrados estos años. FOTO: cedida

A Iván Galán (Salou, 11 años) los campeonatos de Catalunya y España se le han quedado cortos. El luchador -compite en Muay Thai y K1- acumula cinturones nacionales y catalanes de distintas asociaciones. Un palmarés labrado durante más de 200 combates que le ha abierto las puertas del Reino Unido, donde el kickboxing y el K1 tiene mayor tirada en Europa. Una de las promotoras británicas más importantes se ha fijado en el salouense y le ha propuesto luchar en tierras inglesas. Una pelea por el cinturón mundial WKO de K1 en su categoría (32 kg) ante uno de los mejores luchadores del país: Caylan Holliday. El combate será el 2 de noviembre en el Lordswood Leisure Centre de la localidad inglesa de Chatham, en el sureste de Londres.

Ivan se está preparando a consciencia para el combate. «No tiene nada que ver con lo que ha hecho hasta ahora. Peleará casi como los adultos con cinco asaltos de minuto y medio. Lo único que cambia es que no se pueden dar en la cara», explica su padre Ivan.

La planificación le llevará a trabajar duramente las próximas tres semanas. Dejará su gimnasio habitual en Bonavista, el Kembukai, para ponerse bajo las órdenes de dos entrenadores nacionales de prestigion. La primera semana estará en Las Palmas de Gran Canarias con el exluchador David Peña apodado ‘Sapito’. Después se desplazará a Sevilla para entrenar con Jaime Cantos.

El joven salouense es consciente de que si quiere pelear contra los mejores debe prepararse bien. «El entreno es duro, porque tienes que dedicarte cada día, pero si quieres competir tienes que entrenar», asegura. Durante el año dedica dos días al entrenamiento en el gimnasio mientras compagina con el colegio. Una exigencia familiar. «Primero son los estudios porque el deporte, por muy bueno que seas, acaba y tienes que tener encarado el futuro», le comenta su padre.

Como todos los que empiezan en el muay thai, Galan sueña con pelear en los grandes pabellones de Tailandia. Deseo que sus padres han puesto freno, por ahora. «Ni su madre ni yo estamos dispuestos a ir ni dejarle ir a Tailandia. Allí desde bien pequeños pelean sin coderas, rodilleras ni casco», explica su progenitor. Ivan asiente: «He visto niños de mi edad con brechas en la cabeza y en la cara y yo no quiero eso». Muchos niños se dedican en exclusividad al muay thai, aceptando esas condiciones del combate.

El mundo del muay thai es exigente. Llegar a la cima reclama dedicación, años de peleas y dinero para poder acceder a los mejores eventos. Ivan Galán tiene la voluntad y la capacidad de entrenar pero todavía tiene un largo camino por delante. La siguiente parada: Reino Unido.

Comentarios

Lea También