Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Lobato de carrilero izquierdo, experimento fallido ante el Elche

En la segunda parte, el de Esparreguera jugó mejor en la derecha donde asistió a Barreiro

Iñaki Delaurens

Whatsapp
El delantero grana Manu Barreiro lamenta una ocasión ante el guardameta del Elche. FOTO:LLUÍS MILIÁN

El delantero grana Manu Barreiro lamenta una ocasión ante el guardameta del Elche. FOTO:LLUÍS MILIÁN

El partido del Nàstic ante el Elche de este viernes fue para olvidar. Sobre todo la primera media hora, en que se encajaron los tres tantos ilicitanos. Pocos jugadores salvaron su actuación en una nueva jornada importante para abrir hueco con el descenso.

El técnico grana, Juan Merino, introdujo cambios en la línea defensiva en cuanto a lo que nombres se refiere. Djetei y Mossa se colocaron a ambos lados de Perone, en detrimento de Suzuki y Bouzón. En los carriles, Lobato, que había cumplido con creces las jornadas anteriores en la derecha, pasó a la izquierda, donde solía jugar Mossa. En el diestro entró Gerard Valentín.

Animado por jugar en casa o los últimos buenos resultados ¿quién sabe?, Cristian Lobato se sumó al ataque con asiduidad, como si fuera extremo. En los primeros minutos incluso encaró y mostró desborde, pero a medida que pasaba el cronometro se acentuaron carencias defensivas por su costado. El Elche halló en su banda diestra, zurda para el Nàstic, un pasillo que invitaba a atacar con descaro al contragolpe.

Con Mossa, anclado en exceso en la zaga de tres, y Lobato, con problemas para recuperar la posición, los alicantinos galoparon a sus anchas creando peligro. Así llegaron dos de las tres dianas ilicitanas. Concretamente la segunda: con un centro de Luis Pérez desde la banda derecha que Djetei se introduce a portería con muy mala suerte; y la tercera: cuando Hervías, pesadilla constante para la parroquia grana, recibe en la derecha y se introduce en el área tarraconense antes de asistir a Nino, quien anota casi a placer.

En la segunda parte, Merino cambió a Lobato de banda y en la derecha se mostró más cómodo. Incluso sirvió la asistencia de gol a Manu Barreiro para recortar distancias, ya en el tramo final de la cita.

Tras el experimento fallido de colocar a Lobato en el izquierdo y el resto de despropósitos con los cambios en la línea defensiva, todo indica que el técnico gaditano volverá a alinear a Bouzón y Suzuki en las próximas cita para recuperar el dibujo y los cromos con los que el equipo tarraconense se ha mostrado más sólido. Hubo otros problemas tácticos en la cancha que también merecen un análisis pausado. Todo ello, dio pie al 1-3. Un drama.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También