Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes OPINIÓN

No es fútbol, es 'SUN' negocio

Bernard Sun, primer jugador chino del Nàstic. La presencia del futbolista de Shanghai en el campo se debe a motivos extradeportivos

Jaume Aparicio

Whatsapp
Bernard Sun jugó sus primeros minutos de profesional con la camiseta del Nàstic.  FOTO: pere ferre

Bernard Sun jugó sus primeros minutos de profesional con la camiseta del Nàstic. FOTO: pere ferre

Apuntaba ayer el periodista Enric Pujol, especialista en la historia del Club Gimnàstic, que Bernard Sun se convirtió con su debut ante el Elche en el primer jugador chino en lucir la camiseta del Nàstic. Una anécdota tras la que se oculta la enésima expresión del fútbol negocio. Un nuevo ámbito empresarial (la del jugador-patrocinador) que pervierte un poco más el espíritu deportivo.

Vaya por delante que el Consejo de Administración grana está en su legítimo derecho de sacar beneficio de la plantilla como le plazca. Tienen la mayoría de acciones de la SAD. Han invertido su dinero por lo que igual que han saneado las cuentas pueden buscar nuevos recursos económicos para inyectar en el equipo o en lo que quieran. Y si a nivel comercial interesa abrir una vía con China a través de la alineación de un futbolista de ese país hay que asumirla como una decisión empresarial más.  Expliquémoslo así. Transparencia. A estas alturas del curso y con el descenso consumado hace semanas cualquier cosa se puede tolerar.

Pero tolerarlo no quiere decir aceptarlo sin más. No por el bien del fútbol. Ni cuando lo hizo LaLiga con los nueve futbolistas árabes que llegaron cedidos a tres equipos de Primera y cuatro de Segunda a cambio de importantes acuerdos de patrocinio, ni ahora que esa fórmula aterriza al Nou Estadi. No es sano. Porque supone un  menosprecio al trabajo de formación y banaliza la calidad.

Bernard Sun llegó al Nàstic en invierno procedente del FC Jumilla, cuyo patrocinador principal esta temporada es INEX Exchange. Sí, la misma compañía que invierte en el club tarraconense desde finales del curso pasado. Un vínculo que ayuda a explicar el salto de Sun desde el equipo murciano hasta debutar en el Nou Estadi.

Desde su llegada como cedido (el 30 de junio regresará al Jumilla), el Nàstic ha anunciado a bombo y platillo su crecimiento en el mercado asiático. «Solo la llegada de Bernard Sun supuso un impacto en tres días de 110 millones de impresiones en China», aseguraba el club grana. Ese es el objetivo real de la presencia del centrocampista chino en la plantilla grana. El posicionamiento de la marca Nàstic en el mercado asiático. Comercial. Punto. Si fuera por su nivel deportivo Sun, probablemente no hubiera debutado en el Nàstic. O, como mínimo, le hubiera costada más. Ni siquiera lo ha hecho en la Pobla, filial grana, con el que debía jugar en principio, tal y como indicó la entidad tarraconense.

Sun ha sufrido varios inconvenientes físicos a lo largo de estos meses en el Nou Estadi. Sin quererlo, el propio entrenador grana, Enrique Martín, revelaba los motivos de esos problemas musculares: «Es un chico que está sufriendo el ritmo de entrenamiento que tenemos, no está habituado». El navarro, al que le costó poder responder en positivo al periodista chino que se desplazó curiosamente hasta Tarragona ‘intuyendo’ el debut de Sun, tampoco es muy optimista respecto al mediocentro: «Tiene que trabajar mucho y conseguir mucha capacidad, porque el futbol español exige mucho y necesita mucho tiempo para adaptarse».

Enrique Martín trató (sin éxito) de argumentar la elección del futbolista por delante de otros jugadores: «Lleva con nosotros desde enero, igual que Pol Prats (lesionado), y he preferido dar la opción a la gente que más tiempo lleva con nosotros». Una consideración que no vale para Sergio Montero, apodado curiosamente como ‘Chino’. El futbolista del filial (que tampoco es de la cantera, ya que llegó el pasado verano del Sabadell) acumula más entrenamientos con el primer equipo que Sun. Basta con mirar la primera convocatoria del delantero con el Nàstic: el 8 de diciembre, jornada 17, ante el Granada. Después viajó a Extremadura y A Coruña. Y todavía no ha debutado. No nos cuentes milongas, Enrique. Me resaltan que salió con 0-3 y el Nàstic acabó empatando. Pero apenas tocó el balón. Además, el Nàstic estaba con un hombre más. Tampoco vale este cuento del efecto Sun.

Esta es una opinión personal. De alguien, posiblemente inocente, que sigue apostando por el romanticismo del fútbol. Que observa los equipos que competirán el curso que viene con el Nàstic en Segunda B y se relame. Camp d’Esports, Estadi Johan Cruyff, Nova Creu Alta, Ciutat Esportiva Dani Jarque, Castalia, El Collao (ojalá que se mantenga el Alcoyano), etc. Fútbol modesto, menos rentable pero más sano.

Temas

Comentarios

Lea También