Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Nàstic: Un relevo inoportuno

Para Vicente Moreno el cambio en el banquillo del Alcoyano complica el duelo, ya que hace más difícil saber predecir sus movimientos
Whatsapp
El técnico da instrucciones durante un encuentro de esta temporada. Foto: Pere Ferré

El técnico da instrucciones durante un encuentro de esta temporada. Foto: Pere Ferré

El relevo en el banquillo del Alcoyano incomoda al técnico del Nàstic Vicente Moreno. Hubiera preferido que se postergara, al menos, una jornada más. «El cambio de entrenador no es un escenario ideal para nosotros», admitió ayer en rueda de prensa.

Generalmente, durante toda la semana, el preparador de Massanassa, junto con sus colaboradores (Adolfo Baines, Santi Coch, José Luis Deus, etc.), examinan minuciosamente al rival con el que se enfrentará esa jornada. Se pasan todos los vídeos posibles de los últimos enfrentamientos para conocer al dedillo los patrones ofensivos y defensivo del contrario y encontrar así, la mejor manera de hacerle daño.

Esta mecánica de trabajo de poco ha servido para preparar el duelo ante el Alcoyano. El lunes Óscar Cano era destituido como técnico alicantino, y el miércoles era presentado Carlos Sempere, con Andrés Palop a la sombra. Si había algún patrón de juego, a buen seguro que cambiará con la llegada de un nuevo equipo técnico, lo que para Moreno es «una desventaja». No habrá manera de saber con qué propuesta saltará el Alcoyano al césped de El Collao.

El aspecto psicológico también tendrá relevancia. El remplazo en el banquillo supondrá un aire nuevo en un vestuario colapsado después de siete jornadas sin ganar. «Este tipo de decisiones sirven para provocar al jugador, hacele actuar y motivarlo», explicó el valenciano que añadió «todo esto hace aún más difícil el partido».

Un choque que ya de por sí es históricamente complicado para el Nàstic. Lo demuestran las estadísticas. De las 15 visitas de los granates al municipal de El Collao tan sólo se ha logrado la victoria en una de ellas. En la temporada 1992-93, por 0-1. Un dato que destaca, según palabras del propio Vicente Moreno, «lo difícil que es ganar en Alcoy» y, al mismo tiempo otorga una «motivación añadida para romperla». El preparador valenciano es un apasionado de las estadísticas, porque como suele repetir en muchas ocasiones «dicen muchas cosas de los equipos».

Su relación con el Alcoyano es algo mejor que la del Nàstic. Como segundo entrenador del Xerez, junto con Juan Merino, logró llevarse la victoria de El Collao por 0-1 (temp. 2011-12). Mientras que como jugador hay que remontarse a su etapa en el filial del Valencia. Visitó el estadio alicantino dos veces y se llevó una victoria (1994-95) y una derrota (1995-96).

Precisamente, en las filas del Valencia Mestalla, Vicente Moreno coincidió Andrés Palop, nuevo miembro del cuerpo técnico del Alcoyano y a quien todo el mundo señala como el responsable de la dirección del Alcoyano, pero que no puede actuar como tal hasta que no finalice las prácticas para obtener la titulación (en su lugar el técnico es Carlos Sempere).

«Me hace especial ilusión enfrentarme a él. Hemos compartido vivencias de jóvenes y lo conozco bien. Sé que no lo ha tenido fácil. Ha tenido que superar dificultades para ser futbolista y se ganó a pulso el llegar a donde llegó. También como entrenador», explicó Vicente Moreno.

El técnico de Massanassa acumula nueve partidos sin perder. Nunca le ha gustado la derrota. «Ni siquiera dejo ganar a mis hijos», admite. Pero perder también forma parte del juego. Así lo entiende. Más que caer en sí, le preocupa la manera. El cómo. Igual que cuando gana. Quizás no tenga claro cómo saldrá el rival. Pero sí cómo lo hará su equipo. «A ganar, siempre salimos a ganar».

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También