Otra oportunidad

El Costa Daurada FC se quedó a las puertas del ascenso el curso pasado, un objetivo que el club salouense buscará en su segundo año de vida

JOHN BUGARIN

Whatsapp
El Costa Daurada celebra un triunfo este curso. FOTO: CEDIDA

El Costa Daurada celebra un triunfo este curso. FOTO: CEDIDA

Hace diez años nació el Costa Daurada FC, un club formativo de Salou que durante la última década se ha labrado un nombre en la provincia. La temporada pasada crearon su propio amateur para dar continuidad a los jugadores que acababan la etapa juvenil. Se formó una plantilla con aspiraciones de subir a Cuarta Catalana y tras luchar hasta la última jornada se quedaron a las puertas del ascenso. Ahora, afrontan el curso 2021/22 como una nueva oportunidad para lograr ese objetivo por el que esforzaron tanto y que se les acabó resistiendo.

«El año anterior al amateur probamos de hacer un femenino y como el balance fue muy positivo decidimos apostar también por crear un masculino», explica Manolo Medina, presidente del Costa Daurada FC. Un primer equipo que pretendía dar salida a aquellos juveniles que acababan su etapa formativa y querían seguir jugando en el club. La plantilla de la temporada 2020/21 se tuvo que crear de cero: «Cogimos un bloque nuevo que prácticamente eran todos de Salou e hicimos un gran equipo, había muchos jugadores que habían dejado el fútbol o querían dejar de jugar y cuando les explicamos nuestro proyecto les encantó». Finalizaron la temporada en segunda posición, siendo el mejor segundo de toda Catalunya. En condiciones normales, eso les hubiese bastado para ascender de categoría, pero debido a los cambios en la normativa provocados por el Covid no fue así.

Medina asegura que «este año vamos a volver a intentarlo otra vez». Levantarse después de caer así es difícil, pero el club salouense no piensa rendirse. Aunque cabe destacar que esta temporada será más complicado subir a Tercera Catalana, ya que esta vez el primero no sube directamente. Después de la fase regular, los tres primeros clasificados deberán jugar una liguilla contra los mejores clasificados de otro grupo para decidir quién logra el ascenso. Es un objetivo que el club tiene entre ceja y ceja pero que no le obsesiona: «Veremos si conseguimos subir y si no lo hacemos seguiremos trabajando que de eso se trata».

De momento, el Costa Daurada está haciendo méritos para ello, ya que han cerrado la primera vuelta siendo líderes del grupo 23 con 29 puntos y un balance de nueve victorias, dos empates y una única derrota frente al Montblanc. Pero no lo tendrá fácil para acabar en lo más alto de la tabla, ya que el Riudoms B, su máximo perseguidor, tiene los mismos puntos y tratará de arrebatarle el puesto. Curiosamente, el entrenador del club salouense estuvo entrenando en el club del Baix Camp la temporada pasada. Se trata de Juan Ángel Román, un entrenador con una trayectoria dilatada, que estuvo seis años trabajando en la secretaria técnica del Barça y entrenó en China a la sub-23.

Misma base, mismos resultados

Para la 2021/22, el club ha mantenido prácticamente el mismo bloque del año pasado y solamente se han reforzado con algún juvenil y un par de fichajes de jugadores de la zona. Si algo funciona, para qué tocarlo. De hecho, para Manolo Medina, una de las claves de los buenos resultados que cosechó el equipo fue que «la mayoría de los jugadores son de aquí y se conocían entre ellos, por lo que hay mucha afinidad y se ha hecho un buen grupo». Román coincide con el presidente y explica que «la armonía y la buena relación entre los jugadores hace que las cosas salgan mucho mejor».

El técnico está muy satisfecho con la primera vuelta de sus jugadores. «Los resultados hablan por sí solos, a excepción de una jornada hemos estado siempre líderes», comenta. Pero no todo ha sido tan bonito como parece. Las lesiones han mermado al equipo durante este primer tramo de competición. De hecho, Román aún no ha podido repetir once debido a las constantes bajas «pero por suerte tenemos una plantilla muy competitiva y no lo hemos notado tanto».

A diferencia de lo que suele primar en la Cuarta Catalana, el Costa Daurada apuesta por un fútbol alegre y vistoso. «La idea es tener el máximo de posesión posible, atacar y defender con la pelota y presionar en bloque alto, un aspecto que desde el cuerpo técnico trabajamos mucho». Un equipo que se caracteriza por hacer combinaciones rápidas y buscar siempre la superioridad en zonas de ataque, muy diferente a lo que se suele ver en estas categorías, donde se busca un fútbol más directo buscando la espalda de los defensores con delanteros rápidos. Su buen hacer en el terreno de juego los ha llevado a lo más alto de la clasificación, haciéndolo el rival a batir. «Se nota que todos nos quieren ganar porque, tanto esta temporada como la anterior, hemos demostrado ser un gran equipo y cuando juegan contra nosotros tienen ese plus de querer vencer al líder», explica el entrenador del club salouense.

Es verdad que se han juntado muchos esfuerzos para lograr la promoción del amateur, pero Manolo Medina no se olvida del fútbol base: «Nosotros nacimos como un club formativo para dar una enseñanza a los niños, no solo de fútbol, sino también en cuanto a valores en la educación y el comportamiento». Buscar siempre que todos los equipos de las categorías inferiores del club intenten competir en las mejores ligas posibles y el ascenso del primer equipo a Tercera Catalana, son los grandes objetivos de la entidad.

Temas

Comentarios

Lea También