Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Paso de gigante (Nàstic 1-0 Valladolid)

Un gol de Álvaro Vázquez en el minuto 88 da los tres puntos al Nàstic que le mantienen a seis del descenso

Jaume Aparicio

Whatsapp
Paso de gigante (Nàstic 1-0 Valladolid)

Paso de gigante (Nàstic 1-0 Valladolid) LLUIS MILIAN

La salvación virtual está a ocho puntos (los que necesitan para alcanzar los 50 puntos). La anímica a mucho menos. El triunfo ante el Valladolid es un paso enorme hacia esa meta. Mantiene a raya a los equipos del descenso y se aleja de esa zona peligrosa, dejando tras de sí un lío considerable. Pero eso ya es para otros.

El Nàstic completó un partido inteligente. De esos que merecen la anotación de “bien jugado”. Atacó cuando tenía fuerzas y el rival sufría para frenarlos. Generó ocasiones suficientes para ganar antes del descanso. El gol se encasquilló y optó por el planteamiento seguro. Repliegue y a correr en ataque. El mismo que ante el Lugo. Resultó acertado. Álvaró aprovechó una buena acción de contraataque para marcar el gol más celebrado de la temporada.

Quería continuidad Nano Rivas y repitió el mismo once que ganó al Lugo con el único cambio obligado de Juan Muñiz por Tete Morente, sancionado. Fali llegó a tiempo. Nada puede frenar al centrocampista valenciano. Si está bien, o medio bien, se dejará la piel. 

La presencia de Muñiz, como es habitual en el Nou Estadi, levantó suspiros de los más críticos de la grada. El gol del asturiano ante el Lugo no resultó suficiente. A los sumo, rebajó un tono las exigencias que se le hacen. Pero sigue marcado de cerca. 

Al futbolista ese tanto le trajo confianza y en los primeros compases dejó buenas sensaciones. Sobre todo en un lanzamiento de falta calibrada en el laboratorio de las jugadas a balón parado. Elevó el cuero hasta el segundo palo. Molina tenía aprendida su escena. Apareció para poner el cuero en el área chica. La esperaban varios fusileros, pero la defensa blanquivioleta alejó el peligro.

A balón parado también se produjo la segunda ocasión tarraconense. Muñiz sorprendió a la zaga con un pase raso al vértice del área.  Kakabadze controló, entró sin ataduras a la zona de castigo pero le pegó alto.

El Nàstic veía muchas facilidades para llegar a la portería de Masip. Y eso que en las últimas semanas Luis César Sampedro ha destinado todos sus esfuerzos tácticos en estructurar un sistema defensivo efectivo. El equipo llevaba 45 goles en contra. Sólo los cuatro equipos de las posiciones de descenso empeoraban esas cifras. La mano del entrenador gallego dio resultados. Un gol en las cuatro jornadas antes de visitar el Nou Estadi demostraban esa evolución. En Tarragona se vieron manías del pasado que dejó a los futbolistas granas con espacios para someterles. De haber tenido más precisión en el golpeo, el partido se hubiera resuelto en los primeros 30 minutos.

Fue Masip el que mantenía vivo al Valladolid con sus intervenciones ante Álvaro Vázquez. Una volea y un tiro cruzado del badalonense pusieron a prueba los reflejos del arquero blanquivioleta que respondió con seguridad.

Igual que durante buena parte de la temporada el Valladolid se caracterizaba por su debilidad defensiva, en ataque ofrecían una frescura incontenible. Una capacidad goleadora que se refleja en su ‘9’, Jaime Mata, y sus 26 dianas. Durante muchos minutos el pichichi de Segunda se veía muy solo y en posiciones demasiado alejadas del área. Se animó cuando apretó el Valladolid en los minutos finales del primer acto. Sin llegar a intimidar a Dimitrievski. El Nàstic pagaba los esfuerzos y retrocedía para pasar el rato de dificultades juntos. 

El Nàstic recuperó el aire en el vestuario. Arrancó el segundo tiempo con energías renovadas y la mirada puesta en el arco del Valladolid. Los espacios entre los defensores blanquivoletas seguían abriéndose. Prácticamente todos los atacantes granas tuvieron su ocasión. Juan Muñiz se encontró con el cuerpo de un defensor cuando el balón estaba prácticamente dentro. 

El asturiano y Jean Luc eran los más inspirados desde los flancos. Encontraban superioridad por las aportaciones de Javi Jiménez y Kakabadze y podían centrar con mucha facilidad. Uno de esos envíos de Muñiz Mesa remató al primer toque desviado. Mientras que Álvaro cabeceó demasiado cruzado cuando esperaba Mesa libre de marca en posición mejor de remate.

El Valladolid fue despertando como amenaza. Óscar Plano tiró desde muy cerca de Dimitrievski. Un disparo alto que se escapó por encima del travesaño. El mismo destino que tuvo el primer toque de Gianniotas, más claro aún que el de su compañero.

El partido se fue abriendo cada vez más. Las transiciones adquirían protagonismo dejando el partido a merced de un desajuste defensivo. Con los minutos el Valladolid ganaba metros y se convertía en una amenaza inquietante. Resultó ser el mejor escenario posible para el Nàstic. En el que más cómodo se siente. Deja que la presa se acerque para soltarle el picotazo mortal. Un ‘bocado’ que lo dieron las botas de Álvaro en el 88. Un golpeo con el interior del pie, medio centro, medio disparo, que introdujo en la portería de Masip ajustado al poste izquierdo.

Dimitrievski evitó el empate de Jaime Mata en el tiempo añadido. Foto: Lluís Milián

El Nou Estadi volvía a disfrutar de la victoria. Un triunfo que aún necesitó de una intervención milagrosa de Dimitrievski. Le encaró el peor rival posible, Jaime Mata. El pichichi se le acercaba a grandes zancadas. Mirándole a la cara con desafío. El macedonio aguantó el tipo. No se dejó ir fácilmente. Esperó a que el atacante marcara el tiro con el cuerpo para impedir que el máximo goleador del campeonato anotara su 27 tanto. El éxtasis grana era total. Saben que esos tres puntos son oro para la salvación.

Ficha técnica:

1. Nàstic: Dimitrievski; Kakabadze, Arzo, Xavi Molina, Javi Jiménez; Tejera, Fali; Jean Luc, Maikel Mesa (Manu Barreiro, min.65), Muñiz (Omar, min.81); y Álvaro (Gaztañaga, min.90).

0. Valladolid: Masip; Antoñito, Javi Moyano, Calero, Nacho; Luismi (Toni Martínez, min.87), Borja (Anuar, min.79); Ontiveros (Gianniotas, min.64), Míchel, Óscar Plano; y Mata.

Gol: 1-0, Álvaro (min.89).

Árbitro: Dámaso Arcediano Monescillo (comité castellano-manchego). Mostró cartulina amarilla a Fali (min.55), Arzo (min.60), Xavi Molina (min.68) y Tejera (min.84) por parte local, y a Antoñito (min.21), Luismi (min.28), Ontiveros (min.62), Gianniotas (min.80) y Míchel (min.9+), por parte visitante.

Incidencias: Encuentro de la 34a jornada de la Liga 1/2/3, disputado en el Nou Estadi ante 6.307 espectadores

Temas

Comentarios

Lea También