Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

Deportes Anteriormente había sido jugadora de balonmano y futbolista

Paula Líndez, premio al trabajo bien hecho

La de Móra d’Ebre ha visto recompensada su trayectoria con el ascenso a la Primera División, máxima categoría a nivel estatal en el arbitraje femenino

V.Maigí

Whatsapp
En la imagen la morense Paula Líndez, un referente en el mundo del arbitraje femenino. Foto: Cedida

En la imagen la morense Paula Líndez, un referente en el mundo del arbitraje femenino. Foto: Cedida

Paula Líndez Ciurana (Móra d’Ebre, 28 años) ha visto recompensado su buen trabajo con el ascenso a la Primera División, máxima categoría a nivel estatal en el arbitraje femenino. La morense estuvo diez temporadas jugando a balonmano hasta que aterrizó en el Vallès, donde decidió pasarse al fútbol «sin pensarlo dos veces». Paula militó dos temporadas en el Cerdanyola, pero luego le tocó tomar una decisión: «tenía poca experiencia como futbolista, y por eso la balanza se decantó hacia el arbitraje. Puedo decir que fue una de las mejores decisiones de mi vida». La ebrense lleva en este mundo seis años, y ahora empezará una nueva temporada: «la espero con muchas ganas», afirma. 

Los inicios
Paula recuerda sus comienzos explicando que «fue curioso, porque la persona que me hizo unir a este colectivo ya no está en él, a pesar de que intenté convencerla para que no lo dejara. Gozamos muchísimo los primeros años juntas, y siempre recordaré que me preguntó si nos apuntábamos para ser árbitras». Ante esta proposición, Paula puso cara de sorpresa y rápidamente le dijo a su amiga Tania: «¿Cómo vamos a ser árbitras si nosotros jugamos a fútbol?». Ambas sonrieron, pero empezaron un curso que se iniciaba en septiembre: «teníamos nuestros rituales antes de ir a clase los viernes…parábamos a tomarnos nuestro Cacaolat, hacíamos la quiniela en la Rambla de Sabadell, y también preparábamos las pruebas juntas y estudiábamos el reglamento; la verdad es que hacíamos un gran equipo». Al final, ella y su compañera lograron el objetivo que se habían marcado. 

Paula revela que dentro de este terreno lo que realmente le gusta  y apasiona «son los valores que me ha aportado durante toda mi trayectoria y, sobre todo, el compañerismo y las grandes amistades que te da semana tras semana». La de Móra d’Ebre confiesa que el hecho de ser mujer en este ámbito «la mayoría de veces me ha beneficiado. No siempre, pero la verdad es que nunca llueve a gusto de todos. A veces alguna madre o abuela que están en la grada realizan algún comentario desagradable, pero la Federació Catalana está trabajando para que esto se termine muy pronto. En este sentido, se espera que la campaña ‘Zero insults a la graderia’ pueda ayudar a mejorar este aspecto.  

Imagen de la arbitro ebrense. Foto: Cedida

Buena oportunidad
La temporada que deja atrás Paula fue la primera en Primera Catalana y tuvo la oportunidad de hacer la labor de asistente en Segunda B (Logroño y Pontevedra); ahora empezará un nuevo reto en la Primera División femenina: «estoy contenta e ilusionada, y también muy satisfecha por el trabajo hecho». La joven ha ascendido a esta categoría junto a dos compañeras, lo que significa que el nivel del arbitraje en Catalunya es bueno: «el Comitè Tècnic d’Àrbitres nos hizo trabajar muchísimo a lo largo de la temporada. Se realizaron hasta cinco pruebas (físicas y técnicas), las cuales sirvieron para ir clasificando a las mejores de Catalunya; de esta manera, las seis más destacadas tendrían la oportunidad de realizar las pruebas en Madrid y  de poder pitar en la Primera División Femenina». Precisamente, el Comitè Tècnic d’Àrbitres  iniciará un curso dirigido exclusivamente al arbitraje femenino en septiembre.

Paula habla de que su objetivo: «es realizar una buena campaña, estando al máximo nivel tanto física como técnicamente. Daré lo mejor de mí misma como intento hacer siempre. A veces es complicado, porque tienes otras obligaciones, pero como dicen en casa, despacito y buena letra». 
La riberense considera que «todos somos buenos árbitros, sabemos de fútbol, conocemos las reglas del juego, tenemos buena condición física…El Comitè Tècnic d’Àrbitres se encarga de examinarnos durante la temporada con dos pruebas a lo largo de la campaña; la primera al principio y la segunda a media temporada, aproximadamente, e incluyen pruebas físicas y técnicas». 

Referentes
A la hora de explica si tiene algún referente, apunta que «siempre me he fijado mucho en los compañeros de categorías superiores, y he ido cogiendo lo que me gusta de cada uno o, incluso, rectificando gracias a ellos los malos hábitos adquiridos a lo largo del tiempo». Paula compagina el arbitraje con su trabajo y todavía tiene tiempo para sus hobbies, entre los que están la montaña, los deportes de aventura, el ciclismo, la fotografía, viajar, la playa….

Temas

Comentarios

Lea También