Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Pirineus-Barcelona partiría como candidatura favorita para los Juegos de Invierno de 2030

Juan A. Samaranch, vicepresidente del COI, es optimista con la candidatura catalana aunque advierte que tendrá competencia 

Jaume Aparicio

Whatsapp
Juan Antonio Samaranch durante su conferencia-coloquio de la Fundació Gressol, en el NH Ciutat de Reus: Foto: Mar Moragues

Juan Antonio Samaranch durante su conferencia-coloquio de la Fundació Gressol, en el NH Ciutat de Reus: Foto: Mar Moragues

La candidatura olímpica Pirineus Barcelona para acoger los Juegos de Invierno de 2030 parte como una de las favoritas. Así se desprende de las palabras de Juan Antonio Samaranch, vicepresidente del Comité Olímpico Internacional (COI) e hijo del expresidente del organismo que ya consiguió traer los Juegos Olímpicos a Barcelona, quien se mostró muy optimista con las opciones de la candidatura catalana. «El nombre de Barcelona sigue latente en el COI», dijo.

Durante un coloquio organizado por la Fundació Gressol en Reus, Samaranch aseguró que «si presenta es posible, muy posible, que gane. Tiene tantas posibilidades como la que más». Pese a su optimismo, el vicepresidente del COI advirtió que tendrá «competencia dura». Nada que ver con lo que ha pasado con las candidaturas de 2026 que de siete iniciales solo Estocolmo-Are y Milan-Cortina d’Ampezzo se mantienen en la carrera, y con muchos problemas.

Rodeado de empresarios reusenses, Juan A. Samaranch quiso negar que la celebración de unos Juegos Olímpicos suponga un coste para los ciudadanos. «Las nuevas normas del COI hacen que sea imposible que los contribuyentes tengan que pagar los Juegos». Una afirmación que acompañó con datos, algo generalizados, pero que prometían un equilibrio entre gastos e ingresos «contando mal y sin tener en cuenta el legado económico e inmaterial como el que dejó Barcelona».

Samaranch defendió que el coste de los Juegos no lo pagarán los contribuyentes

Detalló que para hacer unos Juegos de Invierno se necesitan 1.500 millones de dólares cubrir los costes de la celebración. De esos, 1.000 millones los daría el COI, otros 300 millones se ingresarían en las entradas, mientras que los patrocinadores aportarían una cantidad cercana a los 300 millones. A todo ello hay que añadirle los impuestos, un 20%, según Samaranch que iría para las arcas públicas para cubrir los gastos extraordinarios que supondría la atención de los visitantes y atletas durante el evento. «El coste es equilibrado», dijo.

Los problemas y dificultades que estaban encontrando el COI a la hora de conseguir candidaturas firmes para acoger los Juegos ha obligado a cambiar la concepción de los JJ.OO. Antes la ciudad sede de las Olimpíadas se adaptaba a las exigencias en infraestructuras. Ahora es justo al revés. Los Juegos se adaptan a las ciudades. De esta manera, no es necesario construir recintos destinados a los Juegos, como un trampolín de salto de esquí, por ejemplo, si no hay un plan sostenible de utilización futura. En su lugar, se puede buscar otra ciudad o incluso otro país que puedan acoger puntualmente el deporte en cuestión.

Gerard Figueras (secretari general de l'Esport de la Generalitat de Catalunya), Carles Pellicer (alcalde de Reus), Juan A. Samaranch (ponent), Anton Pont (president d’honor Fundació Gresol), Emili Correig (patró Fundació Gresol) y Robert Moragues (director gerent Fundació Gresol)

Samaranch desveló que estos días, una comitiva del COI está realizando la segunda inspección técnica a las distintas ubicaciones que deberían ser sedes de los Juegos de Invierno 2030. Gerard Figueras, secretario general de l’Esport de la Generalitat, asistente al acto confirmó que Baqueira Beret, La Molina, el Palau de Gel de Puigcerdà y la Cerdanya están siendo evaluados por personal del COI.

El COI elegirá sede de los JJOO  de Invierno de 2030 en el 2023.

Juegos Mediterráneos

El vicepresidente del COI quiso también tener un reconocimiento con todas las personas que “se sacrificaron” por los Juegos Mediterráneos. Para Samaranch quizás el legado no ha traspasado a la sociedad pero aseguró que “para los deportistas los Juegos fueron más importantes de lo que se piensa”.

Pesimista con el hockey

Preguntado por uno de los asistentes por las posibilidades de hacer al hockey deporte olímpico, Samaranch se mostró muy pesimista. Por un lado debido a la escasa repercusión internacional, ya que se trata de un deporte practicado en escasos países. Por el otro, con el nuevo concepto de Olimpiadas adaptadas a las ciudades hace que ampliar las disciplinas de los Juegos sea “titánico”, calificó el vicepresidente del COI a pesar de la simpatía que siente por un deporte que practicó su padre y que llegó a ser deporte de exhibición en Barcelona.

Vertiente de empresario

Durante su conferencia, Samaranch también explicó las funciones de su empresa GBS finanzas y la importante presencia de China en el futuro.

Comentarios

Lea También