Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Sarr pierde el sitio en el Nàstic

Fútbol. El guardameta senegalés no ha entrado en las últimas convocatorias de Toni Seligrat y su lugar lo ha ocupado el meta titular de la Pobla, Arnau Riera

Juanfran Moreno

Whatsapp
Sarr pierde el sitio en el Nàstic

Sarr pierde el sitio en el Nàstic

Cheikh Sarr ha desaparecido de los planes de Toni Seligrat en las últimas semanas. Sin previo aviso. El portero senegalés lleva tres jornadas consecutivas de liga quedándose fuera de la convocatoria. Arnau Riera ha ocupado su lugar, aunque la portería sigue en manos de Bernabé Barragán y no se vislumbra cambio alguno.

Sorprende la situación de Sarr, puesto que las esperanzas que se tienen puestas en el joven meta son muy altas. Sus condiciones son impactantes. Para mucho y está mejorando cada día más a nivel técnico. Además, a nivel de juego de pies también está progresando con firmeza. Se está por delante ante el prototipo de portero que demanda el fútbol actual.

Su nivel es tal que desde el club grana siempre se ha reiterado que su progresión tiene como horizonte final la élite absoluta. El interés de Barça y City durante el curso pasado no era casualidad. Hasta Parés ha reconocido alguna vez públicamente ante los medios que tiene condiciones para terminar en Primera división.

Sin embargo, en estos momentos Sarr está absolutamente fuera de los planes de Toni Seligrat. Se podría pensar que podría arrastrar problemas musculares, pero hay dos argumentos que descartan esta hipótesis. El primer es que el senegalés no ha aparecido en ningún parte médico de los ofrecidos por el club tarraconense en las últimas tres semanas. Ni en el penúltimo informe publicado por el Nàstic el pasado 15 de enero, en el que solo aparecía el nombre de Javier Ribelles, ni en el publicado el pasado miércoles en el que repetía la figura del medio y volvía a aparecer el nombre de Pol Prats.

El segundo argumento es que a Cheikh Sarr se le ha visto entrenar con normalidad durante estas últimas semanas. El club grana tampoco lo ha escondido y se ha podido ver al senegalés realizar ejercicios junto al preparador de porteros, Manolo Oliva, y sus dos competidores en la portería, Bernabé Barragán y Arnau Riera. De hecho, el mismo miércoles se pudo ver una historia en Instagram en la que el senegalés se ejercitaba sin problema con sus compañeros.

No solo Sarr se ha quedado fuera de las últimas ligueras. Todavía sorprendió más cuando no entró en la convocatoria para la Copa del Rey en el partido de la segunda ronda del torneo del KO. Ya fue sorprendente que no fuera titular ante el Olot en la primera ronda y que no estuviera ni citado en la segunda fase lo fue todavía más.

Ante este panorama, se puede entrever que Toni Seligrat no está contento con la actitud del jugador. Sarr es un jugador todavía por madurar y lo está demostrando con sus actos. El técnico de Torrent ya ha demostrado tener mano firme con los jugadores indisciplinados y por ello su reacción ha sido firme. Fuera de las últimas convocatorias y no tiene pinta de que la situación vaya a cambiar en los próximos días. En las manos de Sarr está poder volver a una lista del Nàstic. Para ello debe trabajar y convencer a Seligrat con un cambio de actitud evidente. Si no, el senegalés no va a tener más remedio que asumir el rol de tercer portero. 

Bernabé caso opuesto
Si Cheikh Sarr no está viviendo su mejor momento de grana, todo lo contrario se puede decir de un Bernabé Barragán que ha recuperado su mejor momento en las últimas jornadas. Su nivel cada vez es más parecido a ese meta que brilló en Segunda División. Ante el Llagostera ya completó varias paradas de nivel, pero fue ante el Barça B cuando se lució a lo grande con una parada brillante a un cabezazo de Collado. Con sus últimas intervenciones, el portero de Los Palacios ha permitido al Nàstic sumar cuatro de los últimos seis puntos y salir del descenso. El abrazo con su entrenador, Toni Seligrat, tras el pitido final ante el filial azulgrana demuestra que el sevillano cuenta con toda la confianza de su técnico, quién no admite sospechas sobre su nivel. 

Temas

Comentarios

Lea También